Síguenos

¿Qué estás buscando?

La menor tenia apenas 6 años de edad.

Michoacán de Ocampo

Niña fue a la tienda y apareció muerta

Sofía salió de su casa y no regresó; la encontraron cuatro días después, su cuerpo presentaba huellas de violencia.

MANUEL ASCENCIO
GRUPO CANTÓN

JACONA, Michoacán.– En Jacona hay indignación por el asesinato de la niña Sofía Lizeth. Aunque en los últimos tres años el municipio, que ocupa el lugar número 17 por número de habitantes, ha registrado los mayores índices de violencia asociada a las bandas criminales, lo ocurrido apenas el 2 de abril pasado, rebasa a los lugareños.

Nadie puede explicarse qué le sucedió a la niña de seis años de edad (cumpliría siete el 31 de octubre), que desapareció misteriosamente el 2 de abril y, cuatro días después, fue encontrada muerta.

De acuerdo al testimonio de los parientes, el día viernes, aproximadamente a las 18 horas, la niña salió de su casa, ubicada en la colonia El Barril, para comprar unas cosas porque iban a preparar su cena.

La abarrotería queda a unos pasos de distancia, pero la pequeña Sofi ya no regresó. Asustados, sus familiares salieron a buscarla. Preguntaron a los vecinos, caminaron a otras tiendas más lejanas, pero no la encontraron.

ESTABA CERCA DE SU CASA

La comunidad El Barril está a aproximadamente a unos diez minutos de la cabecera municipal, Jacona de Plancarte. Aunque están relativamente cerca de la ciudad, sus habitantes viven desperdigados en casas sin repellar y caminos terrosos.

La mayoría vive del campo y para ir al «centro» se transportan en bicicleta. A un costado de la comunidad pasa el libramiento de la carretera Zamora-Jiquilpan, y atrás de los caseríos se levanta una loma pelona.

Fue en las inmediaciones de este cerro, que agentes de la Fiscalía Especializada para la Investigación y Persecución de los Delitos de Desaparición Forzada de Personas, encontró el cuerpo sin vida de la niña, el martes 6 de abril.

Los primeros reportes de la Unidad de Servicios Periciales y Escena del Crimen (USPEC) revelaban que la niña Sofía habría sido golpeada, pues su cuerpo presentaba huellas de violencia.

«No hay mucha distancia entre el sitio donde fue vista la última vez y el pie de esta loma. Muy probablemente fue traída a la fuerza», reveló una fuente policiaca.

NINGUNA AUTORIDAD EN EL SEPELIO

La pequeña caravana avanza por un carril del libramiento en dirección al panteón municipal, ubicado en la colonia Miguel Hidalgo. Lo encabezan algunos jóvenes encaramados en sus motocicletas.

Detrás viene la carroza y muy pegaditos una docena de familiares y amigos, todos ellos vecinos de El Barril. Portan globos blancos y, aunque hace un sol a plomo, no dejan de gritar «Justicia para Sofi».

Uno que otro carro viejo pasa lentamente junto al cortejo. A ambos lados de la carretera, el aire seco se levanta y araña las caras de los asistentes.

El ataúd de Sofi es de maderas sencillas, color blanco. La despiden con lágrimas y tristeza. Unos niños de la misma edad de ella se paran al borde del pretil y arrojan pétalos de rosas. No hay ningún representante de la autoridad municipal en el cortejo, aunque en un escueto comunicado de la alcaldía, el edil se une «al reclamo de las y los ciudadanos para que en lo inmediato se dé con él o los responsables de esta tragedia». La Fiscalía General del Estado hasta el momento no ha detenido a nadie.

tabascohoy.com

 

 

Te puede interesar

México

Advertisement