Conecta con nosotros
8 vistas -

Tabasco

Ni la polio pudo con la fortaleza de Diego

Afirma que no hay barreras para él, pues desde los 16 años ha trabajado.

Publicada

en

TABASCO.- Para Diego no hay barreras, paciente de poliomielitis trabaja como zapatero a sus 58 años arriba de una patineta para poder arreglar y embellecer los zapatos que le encargan componer en el mercado Noé de la Flor en la colonia Tierra Colorada.

Detrás de cada puntada y de cada movimiento recuerda cuando trabajaba como bolero en el parque central de Macuspana, donde aprendió y tomó el amor hacia los zapatos, pero también se dedicó a otros oficios.

“Yo empiezo a trabajar a los 16 años, empecé a bolear zapatos en Macuspana, también vendí tortillas y después aprendí a costurar zapatos”, expresó.

Su enfermedad fue detectada en su adolescencia, desde ese momento ingenió sillas, triciclos para poder trasladarse y no darse por vencido ante los retos de la vida.

MANTIENE A SUS HIJAS

Pese a las adversidades que la poliomielitis le ha generado, para sacar adelante a sus dos hijas utiliza la patineta que lo sostiene mientras trabaja, al pie de su local deja la silla de ruedas que utiliza para viajar hasta Lomitas, Nacajuca, lugar donde actualmente vive, pero a un costado tiene el triciclo donde recorría las calles de la ciudad a pura fuerza de brazo y del corazón.

“A veces así la utilizo, ahí tengo la silla, esa la uso cuando voy a mi casa, yo vivo en lomitas”, detalló.

El polio es una enfermedad que provoca parálisis, comúnmente en las piernas, así como le pasó a Diego, pero también la parálisis se genera en los músculos y en el peor de los casos pudiera ser una parálisis de músculos respiratorios, lo que sería fatal.

NUNCA SE RINDIÓ

Ante ello, Diego nunca se rindió, en la actualidad da muestra de que cuando se quiere se puede y que no importan las condiciones que haya a tu alrededor, pues solo se necesita actitud, así como de gallardía y fe en Dios para lograr lo que quieras.

“No podemos buscar pretexto en la vida, porque todo se puede, dependen de que queramos, y todo es posible, porque siempre Dios está con nosotros”, sentenció.

Diego nunca se rindió y en la actualidad da muestras de que cuando se quiere se puede.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia