Conecta con nosotros
136 vistas -

Vector X

Néstor, la herencia del desastre

Publicada

en

136 Visitas

Cuando en 1997 Arturo Núñez caminó el sexto distrito federal como candidato a diputado, era común ver a su hijo Néstor en sus recorridos.

No era orador ni promotor activo del voto. Era un simple acompañante más que, al final de los mítines, buscaba granjearse la simpatía de la gente poniéndose a bailar con algunas espontáneas, de esas de chancla alegre.

Después, nada se supo del pelirrojo hasta que Núñez acomodó a su retoño a lado de Ricardo Monreal quien siempre lo trae de la mano.

Como Senador, Monreal cobijó a Néstor. En 2010, el zacatecano le prendió una tunda al químico Granier en una sesión de comisiones, allá en la Ciudad de México, gracias a toda la información que el muchacho le surtió a su padrino para someter al entonces gobernador tabasqueño.

No se le veían espolones para gallo al más pequeño de los Núñez, pero Ricardo lo sacó de su chistera para imponerlo como alcalde de la delegación Cuauhtémoc en 2018.

Alguna vez le pregunté a López Obrador, durante una gira por Villahermosa, su opinión sobre Néstor, por aquel entonces diputado en la asamblea de la Ciudad de México, y le otorgó el beneficio de la duda: “Él está actuando diferente a lo que está haciendo su padre aquí en Tabasco”, me dijo palabras más o menos.

Ni tanto. A los Núñez no se les da eso de gobernar bien. Saben hacer grilla, no gobernar.

Ya sabemos cómo acabó Arturo en Tabasco y recién se sabe que la administración de Néstor en la Cuauhtémoc recibió observaciones por más de 122 millones de pesos por parte de la Auditoría Superior de Fiscalización. Y eso sólo en cuanto al manejo de recursos federales.

De animador a alcalde. Cuánta diferencia.

GRATITUD EN BCS

Uno más. Ahora fue Víctor Manuel Castro, gobernador de Baja California Sur, quien se pronunció por la candidatura presidencial del secretario de Gobernación, Adán Augusto López.

Y cómo no, si cuando a Castro se le venía el mundo encima en su campaña por la gubernatura, Adán le metió el hombro para revertir la tendencia. Es el valor de la gratitud, tan escaso en política.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia