web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Algunas de las bombas estaban arrumbadas desde hace cinco años y se convirtieron en chatarra.

Tabasco

Negligencia de la Conagua inundó Gaviotas

Bordos de seis sectores de la colonia que mantenían filtraciones no recibieron a tiempo mantenimiento.

TABASCO.- Los bordos que protegían los seis sectores de la colonia Gaviotas Sur y que mantenían filtraciones no recibieron mantenimiento a tiempo para detener la inunda­ción histórica provocada por el desbordamiento de los ríos La Sierra y Grijalva.

Lo anterior debido a que la Comisión Nacional del Agua (Conagua), de acuerdo con cifras obtenidas vía Transparencia, disminuyó en el sexenio pasa­do mil 834 por ciento los recur­sos para obras de infraestructu­ra, al pasar de 497.99 millones de pesos en el 2013 a 2.71 millones en el 2018.

Además, la dependencia fede­ral cuenta con 39 bombas de ex­tracción en el Centro Regional de Emergencias ubicado en Cár­denas, a 45 kilómetros de Villa­hermosa para enfrentar la inun­dación, algunas de las cuales estaban arrumbadas desde ha­ce cinco años y se convirtieron en chatarra, a como lo constató Grupo Cantón durante un reco­rrido por ese sitio.

De acuerdo con especialistas consultados por Grupo Cantón, los equipos utilizados por la Co­nagua no estaban en las condi­ciones óptimas de operación y ni tienen la capacidad para enfren­tar una inundación como la re­gistrada en los recientes dos me­ses en Tabasco.

 

 

SIN CAPACIDAD DE RESPUESTA

Señalan que al igual que con los bordos, la Conagua no tuvo los recursos para darle manteni­miento a las bombas, y mucho menos para adquirir nuevas, pues la respuesta de Transpa­rencia indica que del 2015 al 2020 no hay registros de la com­pra de equipos.

Debido a esta falta de recur­sos prácticamente la depen­dencia no tuvo la capacidad de respuesta para enfrentar las inundaciones.

Ante esto, en su desespera­ción, la Conagua, que en Tabasco dirige Felipe Irineo Pérez, envió las viejas bombas a sectores de Gaviotas, Parrilla, Ixtacomitán, donde su poca capacidad de ex­tracción no impidió que más de 90 mil personas se inundaran.

“Estamos hablando que el 60 por ciento de los equipos de la Conagua están en malas condi­ciones, sumado a que no le dio mantenimiento a los bordos ac­tuales ni construyó los que es­taban programados”, refirió la fuente.

En febrero de este año, Irineo Pérez presumió que la Conagua ejecutaría 15 obras estratégicas prioritarias a nivel nacional, que incluía el saneamiento de ríos, así como la construcción y man­tenimiento de drenes, de las cua­les ninguna se realizó.

En síntesis, señalan exper­tos, la situación con la que actuó la Conagua en Tabasco es grave, porque no hay inversión, no hay equipos suficientes y óptimos para enfrentar una emergencia en Tabasco.

 

 

BATALLAN CON BOMBAS

Cabe señalar que pobladores de zonas inundadas, como los del fraccionamiento Topacio, per­teneciente a la ranchería La Li­ma, no pudieron extraer el agua con una bomba que nunca fun­cionó y que les había enviado la Conagua.

En ese conjunto habitacional fueron afectadas unas 500 fami­lias, pues además de las lluvias, la situación del fraccionamiento se complicó por el mal funciona­miento del cárcamo.

La semana pasada la Conagua instaló una bomba para drenar y secar el fraccionamiento; sin embargo, la operación fracasó ya que la máquina falló.

Ante ello autoridades estata­les pertenecientes al CEAS ins­talaron una bomba de mayor capacidad para intentar sacar el agua, la acción fue verdadera­mente titánica para los técnicos.

Te puede interesar

Advertisement