Conecta con nosotros

Tabasco

Mueren tabasqueños perseguidos en la frontera

Nazario y su hijo Isaac soñaban con ganar muchos dólares en los Estados Unidos, pero su travesía tuvo un trágico desenlace.

Publicada

en

409 Visitas

CÁRDENAS.- Isaac y Nazario querían tener un trabajo fijo, juntar muchos dólares para pagar sus deudas, mejorar su casa y darle una vida digna a sus familias, por eso dejaron su hogar y se fueron a los Estados Unidos. Allá solo hallaron la muerte.

Encontraron lo que no querían para sus seres queridos: sufrimiento, dolor y angustia, porque hoy todos están aquí como al principio, sin dinero y con escasas esperanzas. Lo peor es que no tienen cómo traerlos de vuelta a México.

Nazario, de 47 años, probaba suerte por segunda vez como migrante. Con la experiencia que le dejó su primer viaje como “mojado”, esta vez decidió llevarse a su hijo, de 27 años, ya casado. Ambos habían intentado de todo para sostener a sus familias, con domicilio en la colonia Jacinto López.

“Había deudas y la ilusión de tener una mejoría. Él me dijo que se iba con ese sueño, con esa ilusión de mejorar la situación económica por la que estábamos pasando y para cubrir los gastos de mis estudios, porque estoy estudiando”, explica Brandon, el hijo menor de Nazario.

El 8 de junio tomaron el autobús que los llevó al norte. El día que los iban a cruzar, la suerte no les sonrío. En medio de un operativo, Isaac le dijo a su padre que corriera y él se entregó a la Patrulla Fronteriza. Fue deportado.

Durante su traslado hacia Monterrey criminales lo secuestraron junto con un grupo de migrantes. Su familia a como pudo pagó el rescate que le exigieron los traficantes y a cambio éstos lo cruzaron a San Antonio, Texas.

MURIÓ EN PERSECUCIÓN

Lo subieron a una Jeep Wrangler, con otros mexicanos y centroamericanos, pero fueron captados por autoridades migratorias estadounidenses. La unidad se estrelló contra un trailer en la milla 38 en Encinal, Texas, durante una persecución de la Border Patrol.

Sus familiares en Tabasco se enteraron hasta el 5 de julio que él había muerto en esa persecución, comenzarlo a movilizarse, hicieron llamadas, viajes a Villahermosa, pero la Secretaría de Relaciones Exteriores y el Instituto Nacional de Migración les negaron el apoyo para el traslado. “No importó que dijéramos que Isaac es mexicano, nos dijeron que llamáramos a Tabasco y en Tabasco que llamáramos a la Ciudad de México y así nos trajeron”, narra Norma Cruz, viuda de Nazario.

La familia de Nazario e Isaac busca ayuda para poder repatriar los cuerpos, pues no cuentan con los recursos.

TRAGEDIA DOBLE

En esas vueltas andaban cuando recibieron otra terrible noticia. Del consulado de Nuevo Laredo les noticiaron que en el desierto había sido encontrado el cuerpo de Nazario López, con quien perdieron contacto desde el día que éste intentó el cruce con su hijo.

Su credencial de elector permitió la identificación. “Eso nos lo informaron el 12 de julio y ahora lo que estamos pidiendo es ayuda para repatriar los dos cuerpos, no tenemos dinero y hemos preguntado a las funerarias y nos cobran 6 mil dólares para el traslado de cada uno de los cuerpos”, refiere Brandon López.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia