web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Mueren especies de peces en los ríos Grijalva y Usumacinta

Los peces mueren por el barbasco, que es una especie vegetal que se reproduce entre los manglares en forma de un bejuco, pero que en la temporada de estiaje es que este se pudre, contamina al agua y le quita el oxígeno.

Centla, Tabasco.- Cientos de especies pesqueras de agua dulce, como el Robalo, Chucumite, Bobo Escama, Mojarra Carpa, Curuco y otras, comenzaron a surdir por los ríos Grijalva y Usumacinta y a ser arrastradas por las corrientes de los caudalosos afluentes, pues murieron por falta de oxígeno, al embarbascarse el agua ante la llegada de rezumos que hace que metan el agua hasta los manglares que estaban secos.

Pescadores de las zonas riberanas de los Ríos Grijalva y Usumacinta en las comunidades de Tres Brazos, San Juanito, Tintalillo y San José del Carmen, dijeron que esta semana comenzaron a bajar cientos de especies pesqueras muertas, como el Robalo, Chucumite, Mojarra Carpa, Bobo Escama y Bobo liso, Curuco, entre otras, las cuales son arrastradas por las corriente del agua que se encuentra toda turbia por la contaminación del barbasco, que por lo regular se da cada año cuando comienza a subir el nivel del río y el agua se mete a los manglares.

Joaquín Madrigal, Presidente de la Federación de Sociedades Cooperativas de Producción Pesquera y Acuícola El Faro, señaló que el Barbasco es un caso que se registra todos los años cuando el agua sube su nivel, pero esta año está afectando a muchos productores de mojarra y robalo que producen las especies en viveros, pues todos estos se alimentan con el agua de los ríos y al llegar el agua contaminada los aniquila, por lo que las pérdidas que se tienen con cuantiosas.

El barbasco es una especie vegetal que se reproduce entre los manglares en forma de un bejuco, pero que en la temporada de estiaje es que este se pudre y, luego que llega los primero rezumos y se incrementa el nivel del río, el agua se mete a la zona de manglares, donde el barbasco comienza a contaminar al agua y le quita el oxígeno, provocando que las especies más débiles se mueran.

Sin embargo, estas pueden ser consumidas por el ser humano, ya que solo mueren por la falta de oxígeno del agua y no por algún veneno, pero tienen que ser capturadas cuando se encuentra moribundas o agonizando.