Conecta con nosotros
81 vistas -

Opinión

Muera la Historia!

Publicada

en

81 Visitas

Eso quisieran algunos, pero la historia se mantiene más viva que nunca. Y es que la historia es demoledora porque siempre busca la verdad, hasta encontrarla. Ahora que los partidos republicano y demócrata se disputan con todo los escaños de las cámaras legislativas de los Estados Unidos, recordamos un poco de historia acerca de estas formaciones políticas, que han gobernado a ese gran país durante muchas décadas.

El más antiguo es el partido demócrata y es al que ahora me quiero referir (1828) para recordarle a todos los mexicanos que han sido ellos los que nos han agraviado más que nadie.

Fue AndrewJackson (el protector de Samuel Houston alias el cuervo) quien siendo presidente fraguó y ordenó el robo de Texas en 1836. Él era el presidente de Estados Unidos. Claro. La perversidad de tamaño robo, la venían preparando desde 1812. Algunos historiadores despistados nos han querido hacer creer que esa fértil porción del territorio nacional, decidió separarse libremente de México, lo cual es absolutamente falso.

Todo fue preparado cuidadosamente por los ladrones con investidura de presidentes. Y no hay que olvidar que la malvada invasión de 1846 donde se robaron la mitad del territorio también fue producto de la conspiración de gobernantes demócratas.

En ese aciago año, el presidente era James Knox Polk, un esclavista y retorcido político originario de Carolina del Norte y desde luego miembro destacado del partido demócrata. Luego, en apretada síntesis, en 1914, las tropas norteamericanas nos invadieron por el heroico Puerto de Veracruz y el presidente en ese momento era otro demócrata de mala entraña Thomas Woodrow Wilson, hombre cultivado pero que decidió invadirnos durante más de siete meses.

Así que no hay que tener tanto miedo de que ahora ganen los republicanos pues no han sido ellos nuestros peores enemigos a través de la historia. Recordemos que el gran AbrahamLincoln, amigo de México, fue presidente por el partido republicano y mantuvo comunicación amistosa con Don Benito Juárez. Lo que México necesita ahora, eso sí, es que el próximo presidente tenga la dignidad y los arreos de combate político que tiene el actual presidente, surgido de la soberanía popular. Si es necesario continuará esta reflexión histórica.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia