Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Morir es no estar más con los amigos

A la memoria de mis hermanos: Hilario, Gamaliel, Eleazar, Joel…

Esta es una frase del escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Ante la dura realidad de lo que estamos viviendo se hace indispensable estar listo con las maletas… Por si acaso, por si hay que cruzar a la otra frontera, por si no hay mañana…

La muerte debe ser un túnel difícil de cruzar, estar ante ese umbral y no poder retroceder en ese camino inevitable debe ser la experiencia más di­fícil de toda la vida. Porque es el fin de la historia personal de quien tiene que afrontarla, de regresar al hogar eterno.

Así que una vez que la vida se esfuma, se vuel­ve fantasmal, se va con el viento…

¿Y entonces que nos dejan los que se van? Re­cuerdos, sonrisas, familia, trabajo, semillas, nos­talgia por la ausencia…

Y en este tiempo uno quiere aferrarse a la vi­da, a la familia, a los amigos, a aquellas personas que importan, a los que están a la distancia.

Y por eso vale la pena hoy valorar la vida… vi­vir más, restaurar esa relación rota, rescatar a quien se encuentra perdido… Aprovechar la vida verdaderamente.

Y a los que nos dejaron solo queremos desear­les un buen viaje… Los alcanzaremos segura­mente; hoy, mañana, no sabemos cuándo…

Pero la muerte no es el fin… Mire: Jesús dijo: Yo soy la resurrección y la vida.

El que cree en mí vivirá, aunque muera; y todo el que vive y cree en mí no morirá jamás.

¿Crees esto? Juan 11:25-26

Si vivimos, para el Señor vivimos; y si mori­mos, para el Señor morimos.

Así pues, sea que vivamos o que muramos, del Señor somos. Romanos 14:8

Te puede interesar

Advertisement