Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Morena y el pie izquierdo

Difundidos en las benditas redes sociales, dos momentos diferentes muestran el pulso ciudadano en el inicio de las campañas.

En el primero de ellos, la candidata de Morena a la alcaldía de Paraíso, Beatriz Milland, recibe una metralla de reclamos por parte de un habitante de ese municipio, sentido por el abandono de su comunidad durante casi tres años.

“Ahora sí viene a pedir el voto, pero en las inundaciones ni nos volteó a ver”, recetó el espontáneo ante el pasmado rostro de la diputada con licencia.

La señora Milland, como se sabe, forma parte de una camada de políticos inventados por las prisas transformadoras de un movimiento cuya fuerza radicó en la inconformidad social.

Si la diosa fortuna le regaló la candidatura a legisladora y luego la convirtió en presidenta de la Junta de Coordinación Política de la Cámara de Diputados, la realidad la ha regresado a su verdadera condición de aprendiz.

Reclamos por el deber incumplido es lo de menos. Buscar un cargo para el cual no se tiene preparación, es tan grave como pretender gobernar un municipio trepándose en el remanente del efecto AMLO, o sea, de rebote.

La segunda estampa nos la regalaron entusiastas promotores electorales de la villa Tamulté de las Sabanas quienes ayer madrugaron para organizar el baile del caballito y recibir, faltaba más, a la candidata de Morena a la alcaldía de Centro, Yolanda Osuna, y a un par de candidatos a diputados locales.

De risa, los tamultecos encargados de recibir a los agraciados por el dedo divino ni conocían los nombres de los visitantes. Una y otra vez recurrían al acordeón para presentarlos o referirse a los representantes del morenismo; es decir, piropeaban a unos desconocidos.

Así empezó el jolgorio.

LA MORRALLA

También en Teapa hubo tropezones. Alma Espadas pide el voto por la alcaldía condicionando la permanencia de los programas sociales al triunfo de Morena. Soque toloque *** Dura pelea se libra en Jonuta para destronar al cacique Tito Filigrana. Lo importante es que el partido gobernante ahí sí escogió bien y van con el mejor posicionado para defender su causa marrón.

 

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement