Conecta con nosotros
14 vistas -

Opinión

Morena, la incredulidad

Publicada

en

En su conferencia matutina el presidente fue muy claro en torno al tema del proceso interno de Morena tanto ahora, para sus representantes, como en lo futuro al momento de elegir candidato presidencial: “no voy a decidir yo, porque ese es un cambio muy importante, ya no hay dedazo”.

Ha tenido que reiterarlo en múltiples ocasiones no sólo a sus detractores, sino a los propios morenistas, pues a todos les resulta en extremo difícil creer o concebir que, por primera vez en por lo menos cien años, el presidente NO impondrá al candidato de su partido.

¿Por qué no lo conciben así?, el propio AMLO envió el mensaje en una expresión que lo explica: “imagínense, ¿cuánto tiempo de antidemocracia?, siglos. ¿Cómo quitarle de la cabeza a algunos de que ya eso se quedó atrás, que eso ya no tiene que ver con los nuevos tiempos?”

Les está diciendo que entiende la incredulidad, pero al mismo tiempo desea convencerlos de que la libertad para elegir es real, que no se meterá en eso, le está gritando que asuman esa libertad.

Además, señala y ahí está el secreto de todo: “muchos se desubican, porque no quieren aceptar que el pueblo manda…no como antes, que voy a colarme porque tengo un buen amigo, que es un político influyente o es mi conocido. No, eso ya no sirve para nada; al contrario”

Atención en esto último, “al contrario”. ¿Cuál es el otro mensaje?: que si alguien invoca su nombre o asegura que tiene su “bendición” para presionar la decisión del partido, automáticamente quedará negado por el propio presidente y sin oportunidad.

En pocas palabras, compitan solos, yo no meteré las manos por ninguno así más de uno así lo crea –les remarca –

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia