Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Mordedura infiel

A punto de colapsar por el calor y el coraje político fue rescatada ayer la PB, que anda que sí la calienta el sol y le enfurece el borreguero de Huimanguillo, Sedita Lara, pues no hay cosa que más odie la perruna que la infidelidad.

El muertero del PRI, ganado por la codicia y la ambición, está llegando a la desvergüenza histórica de ir contra sus paisanos al querer impedir que el Yeday (JEDI) Jorge Elías Dagdug Iparrea sea el candidato a presidente municipal.

Lo más grave es que el traidor Seditas está a puntito de que se haga realidad lo que se ha denunciado en medios: que es cierto lo del suruyazo con una mujer en Huimanguillo.

La celosa Perra Brava ladra, enojada, que sí es así, doña Suruya no sólo tendrá más vida en la grilla de Tabasco, sino que sería la sustituta de la guatemalteca en eso de hacerle al negocio del celestinaje político y reviviría las quimeras eróticas que tanto gustaron en el prianismo.

Y eso no está bien, aunque se dé en un partido opositor a Morena en estos tiempos que, en las redes, y en un sitio choco identificado como el más amloista, se publique que el mero machuchón es, en realidad, lo más grande.

Antonio Attolini, “orgullosísimo militante de Morena” y defensor de la Cuarta Transformación, lo comparó con líderes como Mahatma Gandhi, Martin Luther King, Mandela e incluso a Jesucristo.

Tales asuntos no deben interesar sólo a Morena, sino a otros partidos que deben renunciar a viejas prácticas que, en el caso de Huimanguillo, lo destruirán.

Seditas Lara podrá irse del PRI con toda la lana del mundo, pero no disfrutará en su pueblo el producto de su traición, pues las monedas del Judas le impedirán regresar a su municipio, lo que quizás no le interese obnubilado por el poder que disfruta y pronto se le terminará.

La mordedura traidora, infiel, lo marcaría de vida en un pueblo donde no es fácil olvidar. Si censuran a quienes han robado al erario municipal, imagínese a uno que traicione y entregue a su pueblo con el beso en la mejilla y en otras partes.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement