Conecta con nosotros
130 vistas -

Astillero

Monreal: sí, pero no

Publicada

en

 

  • POLÉMICA POR ABSTENCIÓN Y “AVAL” ● SIENDO TRES, ERAN POCO ● ELBA ESTHER: CORRUPCIÓN

Fue seca la descalificación de Andrés Manuel López Obrador a Ricardo Monreal el viernes pasado en la Mañanera. Al abstenerse en la definitoria votación sobre la transferencia de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional, el todavía coordinador de los senadores morenistas habría estado “avalando la falsedad, hipocresía y politiquería del conservadurismo de México”, sentenció el presidente de la República en Zacatecas, la mera tierra de los Monreal, con David, el gobernador, a un lado.

Mantuvo la calma el acusado de ser avalista, con la reiteración de que no peleará con el líder histórico (similar argumento ha usado López Obrador para abstenerse de criticar o confrontar a Cuauhtémoc Cárdenas). Pero dio a conocer los términos de su voto particular, en el que expresa que “pretender desconocer las bases de organización de la Guardia Nacional a través de una reforma de orden legal, sin haber cumplido primero con la obligada reforma constitucional, es evidentemente improcedente y violatorio de la Constitución”.

Los embrollados tiempos políticos que se viven producen piezas complicadas en primera lectura, pues el coordinador Monreal entregó las cuentas que Morena deseaba, con una aprobación en lo general por 71 votos, contra 51 de opositores. Pero el mismo articulador de esa mayoría aprobatoria se negó a validar las razones de sus compañeros de partido y de proyecto, sin atreverse a expresarlo mediante un voto en contra, a la vez que prefería sostener su visión constitucionalista, igualmente sin hacerla verbalmente explícita a la hora de la votación sino dejando todo en una abstención que él espera sea reivindicada si la Corte decide rechazar las reformas legales que contravienen la letra jurídica máxima, la constitucional.

Monreal no se quedó, por lo demás, en la discusión teórica o el alegato mediático. Dio un paso más, de los que en Palacio Nacional enardecen ánimos, pues se organizó un acto de virtual campaña, disfrazado de presentación de un libro, con cientos de asistentes en el Monumento a la Madre, en la alcaldía Cuauhtémoc que él gobernó y ahora lo hace Sandra Cuevas, cuyo triunfo frente a la morenista Dolores Padierna le es adjudicado, a título de traición, al propio Ricardo Monreal.

¿El voto en abstención y la descalificación Mañanera, más el mitin sabatino, son signos de aceleración de la confrontación que a la hora de las “encuestas” decisorias pondrá al zacatecano fuera de Morena y a disponibilidad de otros partidos, en especial de Movimiento Ciudadano, eventualmente como carta a discutir en su momento, casi dentro de un año, con Acción Nacional y lo que queda del PRD?

Astillas: Elba Esther Gordillo cree llegado el momento de lanzarse como presunta justiciera magisterial a la llegada de Leticia Ramírez como titular de la Secretaría de Educación Pública. Ha hecho referencias despectivas hacia la nueva funcionaria, quien ha tuiteado, sin mencionar a quien fue cacica sindical: “Desprecio a las personas que se han servido del magisterio para prestarse a la corrupción”… Mientras tanto, el yerno de Gordillo, Fernando González, a  quien Elba Esther colocó como subsecretario de educación básica con la dúctil Josefina Vázquez Mota como titular de la SEP, se entretiene sugiriendo apoyos de las devaluadas “Redes Sociales Progresistas” a “una mujer” de Morena para presidir el país a partir de 2024… Siendo tres, eran poco. Ahora, con el apartamiento del PRI, Va por México es virtualmente la alianza de Acción Nacional consigo mismo, alianza de uno, pues lo que fue el Partido de la Revolución Democrática ya es nada, simples siglas y un puñado de dirigentes sin dirigidos… Ayer, por ejemplo, se emitió un comunicado a nombre de PAN y PRD, sin tomar en cuenta al PRI que está “temporalmente suspendido”. ¿Qué valor político, como alianza electoral y legislativa, puede tener una “declaración” así, de un panismo prácticamente en solitario?… ¡Hasta mañana!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia