web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Hace un año, el panista Gustavo Madero en la toma de protesta de Rosario Piedra.

México

Mónica Fernández denuncia a Madero por violencia

La senadora reveló que la denuncia fue presentada el 10 de noviembre pasado en coincidencia con la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra las Mujeres

CIUDAD DE MÉXICO.- La ex presidenta de la Mesa Directiva en el Senado, Mónica Fernández Balboa, presentó una denuncia en contra del senador panista Gustavo Madero por violencia ejercida en su contra hace un año en la accidentada toma de protesta de Rosario Piedra al frente de la CNDH.

La senadora morenista reveló que la denuncia fue presentada el 10 de noviembre pasado en coincidencia con la conmemoración del Día Internacional de la Eliminación de la violencia contra las Mujeres. Según dijo, aún resiente afectaciones psicológicas y emocionales a raíz de la “agresión” que sufrió de Madero.

Fernández Balboa informó de la denuncia a punto de que se inicien las precampañas electorales y en las que el propio Madero busca contender como candidato al Gobierno de Chihuahua.

“Consciente de que el Senado de la República debe ser una institución garante de los derechos de las mujeres, presenté una denuncia ante la Fiscalía General de la República en contra del senador Gustavo Enrique Madero Muñoz por la violencia ejercida en mi contra en la sesión del 12 de noviembre de 2019, durante la toma de protesta de la C. Rosario Piedra Ibarra como presidenta de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos”, informó.

Fernández Balboa explicó que en la denuncia describió “las agresiones del senador Madero con las cuales trató de impedir el desarrollo de mi quehacer en la dirección de la sesión del Senado, enfatizando que dichas acciones no solo me causaron daños físicos, sino también afectaciones psicológicas y emocionales que persisten hasta la fecha, debido a la actitud misógina, machista y burlona luego de los hechos que motivaron la denuncia.

“La violencia ejercida en mi contra por el senador Madero, obstaculizó el ejercicio de mi función como presidenta del Senado. Por ello, es necesario que la autoridad competente investigue los hechos para que se sancionen conforme a derecho los actos ejercidos en mi contra. Esta conducta cobarde no la hubiera tenido con un hombre al frente de la Mesa Directiva”.

“Quien agrede a una mujer –previno la legisladora– no tiene autoridad moral para ocupar posiciones de representación o en el servicio público. Por ello, no debemos normalizar ni dejar impune ningún tipo de violencia ejercida contra las mujeres, venga de donde venga, sin importar el nivel de las y los servidores públicos involucrados”.

Te puede interesar

Advertisement