Síguenos

¿Qué estás buscando?

Imagen de la Sábana Santa.

Tabasco

Mitos del Manto Sagrado

El manto Sagrado está en Turín, Italia, desde 1578 y la última vez que fue expuesto al público fue en el 2018 en una peregrinación de jóvenes.

La Sábana Santa también llamada Síndone, es un lienzo de 4.41 metros de longitud y 1.13 metros de ancho que muestra la imagen de un hombre torturado y crucificado.

Según una antigua tradición es señalada como el manto que envolvió el cuerpo de Jesús tras morir en la cruz.

Se encuentra en Turín (Italia) desde 1578, ha sido objeto de más de mil investigaciones científicas de las más diversas especialidades y le han tomado más de 32.000 fotografías. Por ello, se considera que la Sábana Santa es la reliquia más estudiada de la historia.

Fue expuesta por última vez al público en agosto de 2018 cuando una numerosa peregrinación de jóvenes italianos llegó hasta Turín para apreciarla.

Los creyentes católicos argumentan lo siguiente:

  • 1- La anatomía del hombre del sudario es perfecta.
  • 2- Se han hecho “pruebas científicas” que demuestran que la reliquia es del siglo I.
  • 3- La imagen no tiene un origen explicable, no se observan trazos o restos de pintura.
  • 4- La imagen es similar a un negativo fotográfico, lo cual es imposible de reproducir por la mano humana.

Estos son datos que pueden encontrarse en muchas fuentes de tendencia religiosa, específicamente católica.

Sin embargo, existen una serie de irregularidades con respecto al sudario que pueden refutar las afirmaciones anteriores una a una:

1- La anatomía del hombre del sudario no es perfecta en lo absoluto. La imagen muestra a un hombre de 1,80m de estatura con una incorrecta proporción corporal: Las manos se unen para tapar los genitales; para que un cadáver haga esto, es necesario atarle las manos en esa posición, ya que de lo contrario los brazos caerían hacia los costados dejando expuestos los genitales. En el lienzo no se observa ninguna marca de atadura alrededor de las muñecas.

El cabello cae en los hombros al mejor estilo de las representaciones pictóricas clásicas de Jesús. Esto no es compatible con la posición que adquieren los cabellos de una persona acostada boca arriba ya que en este caso los cabellos caerían hacia la nuca.

En la imagen frontal del sudario se observan las piernas extendidas, pero en la parte posterior se aprecia claramente la huella del pié. Es imposible colocar la planta del pié en contacto con el piso si se tienen las piernas extendidas, para hacer eso hay que flexionar las rodillas; sin embargo, en este caso le doy el beneficio de la duda ya que es algo que podría explicarse debido a fracturas y/o al rigor mortis.

En la parte de la tela donde se supone debería estar el área superior de la cabeza no hay nada, entre la frente y la nuca solo hay 12 centímetros, lo cual es característico de los microcefálicos oanacefálicos.

Si fuera una imagen formada por contacto, se apreciaría una figura deformada. En el sudario no se observan los costados del cadáver, lo cual se debería poder apreciar si fuera una imagen formada por contacto.

Algunos creyentes argumentan que estas anomalías se deben a que Jesús padecía un trastorno genético llamado Síndrome de Marfán… ¿entonces en qué quedamos?, ¿no y que Jesús tenía una anatomía “perfecta”?

2- En 1977 se hizo una prueba seria de carbono 14 por parte de un grupo de científicos y se determinó el origen medieval del lienzo. Los creyentes argumentan que la muestra estaba contaminada y aparentemente se efectuó otra prueba que determina su origen en el siglo I.

3- Se realizó una prueba de microscopía dirigida por Walter Mc Cron y se observó restos de témpera basada en ocre rojo y bermellón. Por otro lado, algunos expertos en historia del arte afirman que en la edad media existían técnicas artísticas que permitían realizar una pintura sin dejar marcas de pincel o trazos. Sin embargo, se efectuaron otras pruebas con microscopios menos potentes y llegaron a la conclusión de que no había rastros de pintura; se continúa afirmando que el origen de la imagen es inexplicable citando a otros expertos en historia del arte que afirman que no existe una técnica que no deje ningún rastro de trazos.

4- La imagen que se observa no es un negativo, ya que al tomar una fotografía y observar el negativo, solo se ve un negativo… a menos que la sangre fuera blanca y Jesús fuera un venerable anciano de cabello blanco y piel oscura. Esto no tiene sentido.

El santo sudario ha sido llamado como el “quinto evangelio”, debido a la gran información que contiene sobre la pasión del Señor.

El debate, como vemos, parece lejos de concluir. A falta de evidencias científicas indiscutibles, la legitimidad o no de la pieza sigue siendo ante todo una cuestión de fe.

 

 

Te puede interesar:

Golpea pandemia a templos católicos

 

Tabasco Hoy

Te puede interesar

Advertisement