web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Misofonía

La misofonía o sensibilidad selectiva al sonido, es un des­orden que aqueja a personas a quienes ciertos sonidos les resultan intolerables. Se estima que hasta un 20 por ciento de la población pueda padecerlo, sin embargo no existe un diagnóstico oficial ni un tratamiento comprobado.

Resulta interesante cómo, para quienes la padecen, los sonidos a los que son sensibles, conocidos como detonan­tes, no solo generan disgusto, enojo y conductas evitativas, sino hasta estremecimiento; más curioso aún que muchos de estos mismos estímulos pueden generar en otras perso­nas una Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma, la cual se percibe, por el contrario, placentera.

Es importante distinguir la misofonía de la respuesta emocional a sonidos comúnmente aversivos. Los ejemplos pueden incluir el llanto de un niño a un volumen muy alto, por mucho tiempo, ronquidos, alarmas, etc. Otro tipo pade­cimiento que conviene diferenciar sería la hiperacusia, en la cual las personas se vuelven extremadamente sensibles a ciertas frecuencias muy altas. La Fonofobia, consiste en el miedo a ciertos ruidos o sonidos específicos y por último Tinnitus, que es un zumbido persistente.

A pesar de ser diferentes a la misofonía y entre sí, pode­mos estar de acuerdo en que los sonidos, pueden provocar emociones negativas y por tanto, una conducta negativa.

Te puede interesar

Advertisement