web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

‘Mi preocupación era haber infectado a mis jugadores’: Alberto Marrero

“Estuve en España por el fallecimiento de mi abuelo, fue llegando a México que me enteré que tenía el virus”.

CDMX. Alberto Marrero, el presidente del Atlético de San Luis, de la Liga MX, fue uno de los primeros en ser afectados por el Covid-19 en nuestro país.

El español avecindado en el bajío mexicano, tras comple­tar la ceremonia para darle el adiós a su abuelo en España, como si el dolor no fuera poco, de regreso a territorio azteca tuvo que soportar uno más físi­co, cuando presentó los sínto­mas que provoca el virus.

Afirma que su mayor preo­cupación era haber infectado a los jugadores de su equipo. Y hoy tiene más de dos meses en­cerrado.

 

—¿Dónde te contagiaste?

Estuve en España por el falle­cimiento de mi abuelo, fue lle­gando a México que me enteré que tenía el virus.

La verdad que yo lo he vivido en carne propia, y me pongo en el lugar de esa gente mayor que lo está sufriendo, y la verdad yo que soy una persona saludable, me cuido, hago deporte, nunca había tenido este tipo de dolo­res, ni pasado por lo que pasé, así que la verdad siento tanta pena por lo que estamos vi­viendo.

Y, de muchas preocupacio­nes que ya de por sí la enferme­dad genera, Marrero, quien fue criticado por asistir al partido que su escuadra enfrentó ante el Puebla en el Estadio Alfonso Lastras, correspondiente a la Jornada 10, último del torneo Clausura 2020, pues ya presen­taba el contagio, acepta que, con el diagnóstico en mano, su principal intranquilidad fue haber propagado la afección entre los integrantes del equi­po y los allegados de éstos.

Mi preocupación era el equipo, mi preocupación era que pudiera haber infectado a los jugadores, a las familias de ellos, gracias a Dios ninguno salió infectado, he seguido mi vida desde mi casa, he salido solamente para una prueba que me hice de los pulmones y un análisis de sangre que me hice después de todo; y bueno, ya llevo más de dos meses encerrado.

 

—¿Cuáles fueron los sínto­mas que presentó?

Al principio los síntomas fueron dolor de cabeza y do­lor de garganta, de ahí pasé a la fiebre, me iba y me ve­nía; después estuve tres o cuatros días con problemas de respiración, sobre todo por las noches me faltaba el aire, y al día de hoy cuando tengo una charla, una en­trevista, o algo que me lleva mucho tiempo, aún por mo­mentos siento como que me falta el aire, digamos que son las secuelas que me ha dejado el virus.

 

—¿En que lugar cree que pudo contagiarse?

Hay sitios que son más propensos al contagio; por ejemplo, los aeropuertos, los lugares en donde hay más magnitud de gente, ya después de tiempo la gente se quita los cubrebocas, nos damos la mano, ya no todos llevan esas medidas.

 

—¿Qué consejos le da a quie­nes piensan que esto no existe?

Es un tema que hay que tomár­selo en serio, llevar a cabo al cien todas las medidas que nos dicen las autoridades de Salud, y cuidarnos.

 

—¿Cómo ve el panorama refe­rente a la pandemia?

Lo vemos a nivel mundial, la de contagios que hay, la de gente que por desgracia ha fallecido a causa de esta enfermedad, no sabemos hasta cuando poda­mos estar así.

 

—¿Qué reflexión le deja todo esto que pasó?

Sí es verdad que todas esas per­sonas que han sufrido enfer­medades anteriormente son las que más podrían estar ex­puestas o contagiarse más fá­cil, pero también hemos visto que cualquiera está en peligro, en cualquier momento.

 

—¿Cómo celebrar la vida, en su caso personal?

Con la cancelación del torneo uno ya está planeando, o irse a España, o a otro lugar para cargar energías para lo que se viene.