Connect with us

Hola, que estas buscando?

Leo Messi y Cristiano Ronaldo.

100% Deportes

Messi y CR7 les cobra factura la pandemia

Los dos astros pasaron por claroscuros; solo Cristiano Ronaldo pudo ganar un título en Europa.

Se podrá ser partidario de uno u otro, pero nadie pone en duda que Cristiano Ronaldo y Lionel Messi son dos de los mejores jugadores que se han visto en la historia del futbol. El portugués y el argenti­no han deslumbrado con su domi­nio del balón y se han hecho de un nombre grande en el deporte.

Sin embargo, este 2020 fue agri­dulce para ambos. Acostumbrados a un protagonismo casi absoluto durante la década pasada y gana­dores de once de los últimos 12 Ba­lones de Oro (fue Modric quien rompió con la dualidad en 2018), Cristiano y Messi tuvieron cla­roscuros en el año de la pan­demia.

Es cierto, Messi supe­ró a Pelé como el jugador con más goles anota­dos con un solo equi­po, mientras que Cristiano Ronaldo está muy cerca de superar a O Rei en dianas ano­tadas en toda una trayec­toria, pero también fue un complica­do año, el luso solo pudo ganar la Serie A y el rosa­rino se fue con las ma­nos vacías.

En 2018, Cristiano Ronaldo llegó como el flamante refuerzo de la Juventus para que la Vecchia Signora pudie­ra ganar la Champions League, un título que se les ha negado des­de 1996.Dos años des­pués, CR7 y la Juventus no han podido conquis­tar aquella hazaña. En su segunda temporada, el portugués poco pudo hacer frente al Olympique Lyon, en lo que fue su primera eliminación en octavos de final desde 2010. No fue el único título que se perdió.

La Lazio les ganó la Supercopa de Italia, mientras que el Napoli les negó la gloria de la Copa Italia. A ni­vel individual, fue un año producti­vo, al convertirse en el primer juga­dor con más de 50 goles en tres de las ligas europeas más importantes, gracias a sus anotaciones en la Pre­mier League con Man’U (84), en La Liga con el Real (311) y en la Serie A con la Juventus (64).

UNA RELACIÓN FRACTURADA

La temporada pasada fue una blan­queada para Messi y el Barcelona. Sin Liga ni Copa del Rey, la gota que derramó el vaso fue la paliza que el Bayern Múnich les propi­nó en cuartos de final de la Liga de Campeones de la UEFA (2-8), la cual provocó una reestructuración del equipo y un descontento en el astro argentino.

Bayern Múnich eliminó al Barce­lona en Estadio Da Luz. La salida de Luis Suárez al Atlético de Madrid, junto con la humillante paliza recibi­da por los bávaros hicieron que la relación con la directiva fuera ten­sa, al punto de que el rosarino soli­citó su salida del equipo, aún cuan­do Ronald Koeman lo solicitó como piedra angular para su proyecto.

Messi finalmente se quedó, mientras que Josep Maria Barto­meu renunció a la presidencia del club. Aún con esto, la situación no ha sido nada para el Barcelona de Koeman, que está en la quinta posi­ción de la clasificación local con 24 puntos, si bien incluso llegaron a es­tar en la parte media de la tabla.

Alejado del Atlético y el Real, el Barça tendrá que comenzar una ca­rrera a contrarreloj para tratar de coronarse en España, a la vez de que se medirá ante el París SG en octavos de final de la Champions.

Messi y Barcelona se embarca­rán en otra odisea para ser campeo­nes de Europa o sumar otra decep­ción para el argentino.

Te puede interesar

Advertisement