Conecta con nosotros
125 vistas -

EL CHINACO

Menos derroche, más participación ciudadana

Publicada

en

SEBASTIÁN RAMÍREZ MENDOZA
125 Visitas

Ayer el presidente nacional de Morena, Mario Delgado, presentó en conferencia de prensa los resultados de la encuesta que el CEN pidió a la casa encuestadora Parametría, con la finalidad de compararla con la realizada por el INE en septiembre de este año y conocer la opinión de la gente sobre la iniciativa de Reforma Electoral que plantea el Presidente López Obrador. Antes de hablar de los resultados, no hay que perder de vista que se plantearon las mismas preguntas que formuló el INE, con la única diferencia que la encuesta de Parametría se realizó en viviendas y no vía telefónica para que el resultado fuera más representativo.

Después de que se diera a conocer la encuesta que el INE pretendió ocultar, el consejero presidente argumentó que, para estas fechas, la opinión del pueblo sobre la iniciativa seguramente habría cambiado, sin embargo, el sondeo replicado por Morena demostró lo contrario: el 75% está de acuerdo con reducir los recursos que se le otorgan al INE y el 62% con sustituirlo por un órgano electoral único que organice elecciones en los tres niveles de gobierno; el 80% está de acuerdo con destinar menos recursos a partidos políticos y disminuir el número de diputados y senadores; y el 88% está de acuerdo con que los consejeros y magistrados electorales sean electos por la ciudadanía. Esto nos habla de un enorme respaldo de la gente a la Reforma Electoral, y de la urgencia de terminar con los derroches millonarios e insultantes de los actuales consejeros a costa del dinero del Pueblo.

En un intento tramposo de los dos personajes que se piensan dueños de nuestra democracia, por darle la vuelta a lo presentado por Morena, decidieron compartir un par de láminas en las que se mide la aprobación del Instituto -omitiendo todo lo mencionado anteriormente-, pero olvidan que esto no es lo que está en el centro del debate, sino todas las corruptelas que, si bien no pueden atribuirse a toda una institución, sí a las personas que la encabezan, como es el caso de Córdova y Murayama. Si tanto dicen defender la democracia, ¿por qué le temen a la participación de la gente en la vida pública? ¿Será que a lo que temen en realidad es a perder sus privilegios?

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia