Conecta con nosotros
684 vistas -

Tabasco

Mega ciudad maya será atractivo en ruta del Tren

Vestigios de la antigua urbe gobernada por Cráneo de Halcón entre los ríos San Pedro y Usumacinta en Balancán, se perfilan para ser el principal atractivo arqueológico de la estación ferroviaria.

Publicada

en

BALANCÁN.- Los vestigios de la antigua ciudad gobernada por Cráneo de Halcón, entre los imponentes ríos San Pedro y Usumacinta, se perfilan para ser el principal atractivo arqueológico para quienes se aventuren a descubrir los destinos que abarcará el Tren Maya en Tabasco, una vez entre en operación.

El sitio es conocido como Moral Reforma, gracias a sus descubridores, y después de unos ocho años, se han reiniciado en él exploraciones e investigaciones.

Es el proyecto más importante en el que interviene el INAH actualmente, y forma parte de un programa del gobierno federal que contempla ampliar y mejorar 20 zonas arqueológicas por donde pasará el moderno servicio de ferrocarril turístico y de carga, en etapa de construcción.

De Tabasco solo Moral Reforma fue contemplado, y por ello desde mayo pasado decenas de obreros, además de arqueólogos, trabajan para poner al descubierto cuatro estructuras o edificios, que se cree fueron ocupadas para los ritos ceremoniales mayas.

La zona arqueológica se encuentra en el camino que lleva hacia las cascadas de Reforma, muy cerca del poblado Provincia, en pocos kilómetros de la zona limítrofe de México y Guatemala.

Ahí, entre el 300 antes de Cristo y el año mil de nuestra era, se desarrolló una portentosa ciudad, en la que se construyeron pirámides, palacios y centros ceremoniales, cuyos gobernantes hicieron alianzas con Calakmul, Palenque y probablemente con Tikal.

Decenas de obreros y arqueólogos trabajan en Moran Reforma.

• Investigadores han rescatado y clasificado 117 piezas en la zona.

PODERÍO COMERCIAL

Su poder estaba fundado en el comercio que realizaban a través de los ríos de la cuenca del Usumacinta.

“En sus inicios fue un enclave para los navegantes mayas que recorrían el San Pedro desde El Petén guatemalteco hasta las costas del Golfo de México, y en el momento en que tiene auge el trasiego de mercancías entre los mayas pues empieza a tomar importancia Moral Reforma, y se convierte en un punto de control para el trasiego de mercancías, de personas y de ideas”, explica el arqueólogo e investigador del INAH, Francisco Cuevas Reyes.

Responsable del proyecto, explica que entre las estructuras que se están interviniendo se encuentra una plataforma de 40 metros de largo y seis metros de alto, que consta de dos etapas constructivas, que funcionaba como umbral entre los edificios dos y 14.

Los investigadores han buscado ofrendas o entierros en sus excavaciones, pero solo han localizado restos de utensilios de cerámica y barro, piezas de jade, conchas de coral, hachas, puntas de flecha y otros objetos, y han clasificado 117 piezas para registro.

SE SABE POCO DE ELLA

Al día de hoy poco se sabe de la historia de esta ciudad, cuyos vestigios más importante abarcan una superficie de 72 hectáreas, con estructuras basamentales, pirámides y palacios, la mayoría ocultos bajo la vegetación.

Esto se debe a que durante largos periodos fue objeto de saqueo, lo que provocó que estelas y monumentos fueran destruidos. Por eso ni siquiera su nombre maya se conoce.

Una de las partes más enigmáticas sea el hecho que alrededor del 600 después de Cristo, en su período de mayor esplendor la ciudad fue gobernada por Craneo de Halcón, quien ascendió al poder siendo un niño de cinco años.

 

Continuar leyendo
Click para comentar

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia