web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Medios, ‘periodistas’ y pandemia

Siniestro y de oscuro pasado familiar fue un verdadero patán.

Más allá de lo bien o mal que haya podido actuar la secretaria de Energía, Rocío Nahle respecto a la negativa de que México redujera su producción petrolera en 400 mil barriles diarios, se encuentra la forma en que algunos “analistas” y opinantes, de Televisa especialmente, junto a otros de Milenio y Reforma, trataron a la funcionaria federal. Todos ellos, erigiéndose en especialistas de temas energéticos cuando la mayoría de ellos NO lo son, la atacaron duramente; sin embargo cobró relevancia David Páramo de Imagen TV, personaje siniestro y de oscuro pasado familiar, fue un verdadero patán. En su intervención en el noticiero de Ciro Gómez Leyva, otro mentiroso junto a Joaquín López Dóriga y Denise Dresser, trató despectivamente a Nahle, infirió que cursó hasta primero de secundaria mientras que su dizque análisis la llamó “esa mujer”, después, que el más tonto de los miembros de la OPEP con que se negoció el tema era 57 mil veces más inteligente que ella de quien también dijo al inicio de su aborrecible verborrea, que no era inteligente, finalizando con un comentario clasista al decir que se levantó de la mesa como si fuese asamblea de Morena de pueblo; en fin, este rufián misógino faltó al respeto que debe tenérsele a cualquier persona que no se mete con uno y hace su trabajo, más aún si es una mujer. Su proceder NO es el de un periodista, analista ni comunicador y desde que insultó a la titular de la Sener, pierde el derecho a ser tratado respetuosamente. David Páramo NO es digno de estar frente a una cámara pues su condición de “gatillero” mediático, empleado al servicio de la banca privada y de los poderes fáctico políticos y económicos del país, debiera inhabilitarlo para ejercer el periodismo, por lo menos dentro de un medio masivo o de alcance nacional pues resulta inadmisible utilizar ese espacio para “incendiar” o intentar hacerlo, con cifras falsas, la opinión pública de manera tan negativa como estéril para obtener el beneficio colectivo, en este caso, recuperarnos lo más pronto posible de la epidemia, eso sí, con la consigna de crearle encono y mala imagen al Presidente López Obrador y sus más cercanos colaboradores en esta crisis de salud, comenzando por López Gatell y Marcelo Ebrard.

Te puede interesar