web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina

Me consta que el cadáver de Paulette no estaba ahí: Lilly Téllez

La senadora declaró que después de denunciar insistentemente que el cadáver de Paulette no estaba en su cama, recibió una amenaza para dejar el caso.

La senadora Lilly Téllez, quien fue periodista en TV Azteca por muchos años, declaró este sábado que le consta que el cadáver de Paulette Gebara Farah, niña desaparecida en 2010, no estaba en el lugar donde presuntamente fue encontrada.

En aquel entonces, la ahora política entrevistó a la madre de la niña de 4 años, Lizeth Farah, y ambas estuvieron sentadas en la cama en la habitación de la menor, donde días después fue encontrado el cuerpo.

En ese mismo lugar, pasaron peritos, investigadores, reporteros y familiares durante los días de la búsqueda de la niña.

La senadora también declaró que después de denunciar insistentemente que el cadáver de Paulette no estaba en su cama, recibió una amenaza para dejar el caso.

“Sigo vulnerable ante ese amago. Sin las condiciones necesarias para hacer denuncia ante autoridades, este es otro ejemplo de la falta de Estado de Derecho”, dijo, a través de Twitter.

¿De qué trató la entrevista?

La entrevista realizada por Lilly Téllez a Lizeth Farah es quizá una de las más extensas de las que otorgó a los medios de comunicación luego de reportar la desaparición de Paulette.

 Farah explicó desde las condiciones en las que nació Paulette, hasta el tipo de relación que llevaba con la pequeña.

Después de decirle a Téllez lo que pasó con la desaparición de la menor, indicaron que tras la búsqueda, llamaron a la policía. “En media hora estaban aquí. Paulette es una niña linda, no llora, no es berrinchuda, es lo más dulce que hay”, relató la madre de la niña quien llevaba seis días sin aparecer.

Téllez cuestionó en distintas ocasiones la imposibilidad de que haya salido la niña sin que las cámaras del circuito cerrado captaran alguna imagen de ella o de sus posibles captores. Ella sólo respondía que “ya no tenía ideas”, que estaba cansada, que ya no sabía qué pensar. Lizeth descartaba que hubiera sido un secuestro.

Relataba que lo único que tenía era fuerza, que no lloraba y que lo haría hasta que la niña apareciera. “Es increíble, ¿cómo crees que la hayan sacado de aquí?”, preguntaba Lilly. “Es una niña que no camina muy fácil. Yo creo que fue en la madrugada, tengo perros adentro de la casa”, respondió Farah.

“Nació pesando 800 gramos. Ella luchó por su vida entonces no es justo. Estuvo al borde de la muerte mil veces, nadie tiene en sus manos lo que mandan allá arriba. Cuatro meses después de nacer salió del hospital. Es una niña propensa a enfermedades pulmonares. Para ella una gripe es una pulmonía”, describía.

“Que se toquen el corazón, que siempre dentro de nosotros el amor es lo que triunfa. Tóquense el corazón, es una niña que nos necesita, es un ángel que vino al mundo a enseñarnos mucha cosas. Denle la oportunidad y aprendamos de ella, pero no lo puede hacer si yo no la ayuda y esa es mi misión en la vida”, finalizó Lizeth Farah, en la misma cama en la que se encontró después, sin vida, a su hija Paulette.

 

Con información de    Cultura Colectiva