Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Maximiliano y el Químico (PRIMERA PARTE)

Quienes conocieron al austriaco (como le llamaba don Benito Juárez) afirman que era buena gente. Jovial y hasta bromista. Había nacido en 1832. Así que cuando llegó a las playas de Veracruz en mayo 1864 tenía apenas 32 años. Era un muchacho.

Lo acompañaba, además de su inseparable secretario privado (José Luis Blasio y Prieto Ciudad de México, 1842-1923), su encantadora esposa de 24 años María, Carlota, Amelia, Augusta, Victoria, Clementina, Leopoldina, Coburgo y Orleans, nacida en Bélgica en 1840 e hija del rey Leopoldo.

Al llegar Maximiliano y su corte a las ardientes playas de Veracruz recibió su primera lección (que por supuesto no aprendió): el liberal pueblo porteño lo recibió fríamente a él y a su esposa.

Luego cuando avanzaba hacia Jalapa rumbo a la capital, por lo difícil del camino, se quebró la rueda de la diligencia donde se transportaba y tuvo que subirse a otra que pertenecía a los liberales de don Benito Juárez.

En Puebla (ciudad siempre conservadora) le organizaron una gran recepción en catedral incluido desde luego él Te Deum Laudamus y la fiesta duró tres días.

Al llegar a la gran Ciudad de México el 12 de junio, la primera noche tuvo que dormir en una mesa de billar por tantas chinches que había en el lecho que le tenían preparado, donde, por cierto, dormía solo y no con su joven esposa. (Historia que luego les contare).

Después  se cambió al Castillo de Chapultepec donde, emprendedor, lo mandó a acondicionar y lo llenó de muebles finos y candelabros propios de un príncipe y su princesa en el castillo.

Los que lo conocieron afirman que era inteligente, pero no precavido ni capacitado para aprender las lecciones que va dando la vida. Fíjense: no aprendió de la fría recepción en el puerto de Veracruz cuando llegó.

No aprendió la lección de su primera noche en el antiguo palacio virreinal; no aprendió la lección de la célebre carta que le envió, como respuesta, el ‘Patricio de Guelatao’, donde entre otras cosas le decía: “usted me ha dirigido una carta confidencial fechada el 2 del presente desde la fragata Novara.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement