Síguenos

¿Qué estás buscando?

La fémina tenia 74 años de edad.

Nayarit

Mató a su madre y escondió el cadáver

La golpeó violentamente hasta causarle la muerte. Estuvo dos días con ella en el domicilio familiar.

FÉLIX NOLASCO

GRUPO CANTÓN

TEPIC, Nayarit.- El río Mololoa que corre por la colonia El Faisán es turbio, arrastra en época de lluvias la basura que se acumula en sus bordes.

Por las calles empedradas se encuentran los vecinos y desde el lunes 12 de abril no paran de chismear sobre lo que ha ocurrido en la calle Garza.

Tal vez porque quienes lo cuentan son personas de la tercera edad que se identifican con lo que le pasó a doña Juana Talavera, conocida con el sobrenombre afectuoso de doña Juanita.

Nadie quería haber estado en su lugar, y apenas hablan de lo que pasó, lo hacen con los ojos bien abiertos y moviendo la cabeza, como queriendo borrar las últimas horas de la anciana.

Fue una de las hijas que, al no tener noticias de su madre en días, se presentó el lunes por la mañana al hogar materno. La hija pensó que quizá su pobre madre se habría caído y lastimado el pie y necesitaría de su presencia para que la cuidara.

Aunque doña Juanita vivía en su casa con un hijo de nombre José, de edad madura, en el barrio no lo tenían por trabajador. Sabían porque les había contado la madre que el hijo se perdía por días y no llegaba a dormir.

Cuando aparecía de nuevo, su aspecto era como de quién no se había bañado en días, y no hablaba ni respondía a su madre. Aquel hijo no era de gran ayuda para la anciana. Solo la mortificaba.

ESTABA BAJO EL ALCOHOL

Frente a la humilde casa, en la calle Garza, la hija estuvo gritando un rato para saber si su madre estaba dentro.

Como no obtuvo respuesta, se asomó por el traspatio y alcanzó a ver unos pies escondidos debajo de la cama. De inmediato empujó la puerta de atrás y entró.

Su madre estaba inmóvil, el cuerpo estaba frío y pálido. Cerca de donde estaba su madre, había botellas vacías de cervezas regadas en el suelo.

La hija comenzó a gritar y los vecinos se acercaron a ver qué pasaba. Las vecinas abrazaron a la hija que lloraba desconsolada. Un par de horas después arribaron los servicios periciales para levantar el acta de deceso.

ESCONDIÓ A SU MADRE POR DOS DÍAS

Todos los presentes comenzaron a pensar en dónde estaría el bueno para nada de José. Los policías municipales ya patrullaban las calles del barrio en busca del posible sospechoso. José fue encontrado horas más tarde, en cuclillas mirando el agua turbia del río Mololoa. Ni rechistó cuando lo subieron a la batea.

Los primeros reportes que encontraron los peritos indican que la mujer de la tercera edad fue golpeada con violencia y esto le causó la muerte. El deceso habría ocurrido entre la noche del viernes y el sábado por la mañana.

El hijo probablemente ocultó el cadáver de su madre durante dos días para no ser descubierto.

José quedó en calidad de detenido acusado por el probable delito de homicidio calificado, y pasará muchos años más tras las rejas luego de que el juez le dicte sentencia.

tabascohoy.com

Te puede interesar

Advertisement