Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Maromas y marionetas

Extraña Tabasco líderes políticos de verdad. La competencia por los cargos públicos transita por partidos cuyos dirigentes juegan en un terreno llanero, de medio pelo. Se extraña la retórica y liderazgo tropical de personajes como Roberto Madrazo y Andrés Manuel López Obrador, por citar unos ejemplos. Competencia, adversidad, intensidad, de todo un poco, pero se hacía política al más alto nivel.

Todo eso vino abajo con el paso de los años porque el relevo generacional recayó en personajes de poca monta, titireteados. Veamos la realidad. En el PRI, Dagoberto Lara surgió de la nada. Sin trayectoria importante, perdió elecciones y cayó parado como dirigente estatal de un partido en ruinas.

Administra el PRI con Andrés Granier como poder tras el trono. ¿Alguien lo entiende? En el PRD sucede lo mismo. Javier Cabrera cobra como dirigente recibiendo instrucciones de Juan Manuel Fócil cuya estatura política no le alcanza para ganar elecciones ni para ser considerado líder, pero aprovechó la crisis del sol azteca para quedarse con la franquicia.

Cabrera hace todo cuanto le dicta su patrón. Se envalentona y quiere erigirse como político profesional. No le da.

En Morena padecen la misma marionetitis. Pedro Hernández (¿alguien lo conoce?) llegó por la puerta de atrás. Sin pedir permiso desbancó a Jesucita López y se acomodó en la silla del partido. Comparte responsabilidades con José Antonio Alejo, ex subsecretario de Gobierno, cuyo papel se concentra en suplir las carencias de Pedro. Ambos, como todo dirigente de partido en el poder, obedecen a su jefe político estatal.

Otro caso. Juan Alonso Huerta, comisionado estatal de Movimiento Ciudadano. Su jefe político superior es Pedro Jiménez. Se repite en Tabasco aquella historia de la época revolucionaria. “Aquí vive el presidente, pero el que manda vive enfrente”. Ninguno se manda solo.

LA MORRALLA

Se acerca la definición de candidatos en Morena. Erick Garrido gana terreno en Jonuta para la alcaldía al igual que Oscar Ramos en Cunduacán *** En Centla, Nicolás Bellizia combate el fuego amigo.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Advertisement