Síguenos

¿Qué estás buscando?

Durante el ataque, los proyectiles hicieron blanco contra el parabrisas y el cofre de la unidad.

Cunduacán

Marinos en la mira de asesinos

Sujetos armados interceptan a dos elementos de la Marina y los atacan a balazos; los oficiales logran salir con vida.

Francisco Triano

Grupo Cantón

Dos marinos asignados a la base del puerto de Dos Bocas fueron atacados a balazos cuando se desplazaban por la autopista Cunduacán con dirección a Comalcalco a la altura del tramo conocido como “La Candelaria”, perteneciente a la comunidad de Pechuacalco primera sección.

CERRÓN

Sujetos armados que iban a bordo de una camioneta le dieron un cerrón al automóvil en el que iban los elementos, pero el conductor logró huir en reversa hasta llegar a un retorno y tomar el carril contrario para desplazarse hasta la base operativa de la policía ubicada en la otrora caseta de cobro.

De acuerdo a los informes recabados, estos hechos se registraron a eso de las 18:25 horas de este lunes, cuando dos integrantes de la Marina, asignados a la base del puerto de Dos Bocas identificados como Carlos de 42 años segundo Maestre y Carlos de 30 de categoría Marino, se desplazaban por la autopsita Cunduacán a Comalcalco a bordo de un automóvil marca Nissan tipo TIIDA, Placas 540-ZND, del Distrito Federal.

Pero, cuando se encontraban a la altura a unos cuantos metros del conocido parque Industrial, justo a la altura del tramo conocido como La Candelaria, en Pechucalco primera sección, un grupo d sujetos armados que se desplazaban a bordo de una camioneta color azul se les atravesó bruscamente en el camino, descendiendo rápidamente dos sujetos, quienes con armas de fuego realizaron cuatro disparos en contra del automotor, haciendo blanco dos proyectiles en parabrisas y cofre.

Ante el peligro que enfrentaban, el conductor del vehículo hizo maniobras para huir en reversa a todo lo que pudo y al llegar a un retorno, tomó el carril contrario para llegar a la base operativa de la policía que se encuentra en lo que fuera la caseta de cobro, donde fueron ayudados y a la vez pidieron apoyo de sus compañeros de la base de Dos Bocas. Los agresores se lograron esfumar con rumbo desconocido.

Te puede interesar

Advertisement