Conecta con nosotros
439 vistas -

Tabasco

Tres marinos mueren por salvar vidas en Centla

Los uniformados evitaron caer sobre las casas en Centla. Minutos antes de desplomarse, el helicóptero intentó aterrizar en un campo de futbol, resultó imposible; el tiempo para la tripulación se agotó

Publicada

en

62 Visitas

CENTLA, TAB.- Minutos antes de desplomarse, el helicóptero Eurocopter de la Secretaría de Marina intentó un aterrizaje de emergencia en el campo de futbol del deportivo de Frontera. Se jugaba un partido femenil y resultó imposible; el tiempo para la tripulación se agotó.

A eso de las 12:30 horas, el rugir de las turbinas estremeció a los vecinos de la calle Josefa Ortiz de Domínguez. “Escuchamos que el helicóptero estaba encima de nosotros, arriba de nuestras casas y en instantes se escuchó un estruendo que hasta sentimos que se movió la tierra”, contó un testigo.

Justo entre unas palmeras y árboles de cedro la aeronave cayó. Quedó echa pedazos, pero no se incendió. Dos marinos, entre ellos el copiloto, lograron ser rescatados con vida y trasladados de emergencia a un hospital, mientras que tres elementos más que iban a bordo murieron.

Jesús Velázquez, junto con otros vecinos corrió a ver lo había pasado y vio salir ensangrentado, con un golpe en la cabeza a uno de los uniformados.

“Yo vi, lo ayudé, porque me dijo que le dolía la espalda, agarré, lo subí al taxi con un teniente que andaba vestido de civil y lo trasladamos al hospital de la Armada, ahí lo dejamos y volvimos por la otra persona, pero ya cuando regresamos ya estaba aquí la Fiscalía, la Armada, ya había gente”, relata.

VUELO DE RECONOCIMIENTO

De acuerdo con la versión de la SEMAR, las hoy víctimas y sus acompañantes realizaban “un vuelo de reconocimiento” sobre la ciudad de Frontera. El helicóptero estaba asignado a la Quinta Región Naval con sede en Dos Bocas.

Las causas del accidente se desconocen y dependerá de las investigaciones saber qué sucedió. En medio del siniestro, prevaleció un acto de responsabilidad y heroísmo por parte de los elementos navales. Los vecinos saben que todos ellos estuvieron en franco peligro, pero que los uniformados maniobraron para no caer en la calle o sobre las casas, lo que pudiera haber significado una tragedia mayor.

“Gracias a ellos pues estamos vivos como quien dice, porque con su maniobra nos salvaron la vida; estaban sobre nuestras casas dando vueltas, porque ya venía fallando el aparato”, refiere Eulalia Vázquez, quien lavaba ropa cuando oyó el impacto.

Se asustó y lo que hizo fue correr hacia la calle con sus hijos, pues temía que tras la caída se suscitara una explosión.

El lugar donde cayó el helicóptero está rodeada de casas, de uno, dos y hasta tres niveles, además de cuarterías. Hay además un jardín de niños, un dren y maleza por todas partes.

Policías y vecinos trasladan a uno de los marinos que sobrevivieron al desplome.

A pesar del fuerte impacto, el helicóptero Eurocopter no se indendió. Aquí en labores de rescate.

BLINDAN LA ESCENA

Toda el área fue acordonada con cinta, a la llegada de este reportero, un mando ordenó colocar una valla humana conformada por bomberos y marinos y después colgaron unas sábanas para evitar que se pudieran captar las imágenes del accidente.

Minutos después en camionetas blancas llegaron los mandos de más alto rango de la V Zona Naval y sin ofrecer declaraciones se retiraron después de inspeccionar el lugar.

Además de elementos navales, se movilizaron hasta el sitio guardias nacionales, elementos del Ejército y policías. Hubo movilización de pipas con agua tanto de la institución militar como de Protección Civil pero al final no fueron utilizados.

Este es el segundo accidente de helicóptero de la Marina Armada de México en aproximadamente mes y medio, luego del ocurrido en Los Mochis, Sinaloa, donde murieron 14 marinos.

PULSO TWITTER

‘Soñé que se había caído un helicóptero de la Marina’

Poco antes de las 12:30 horas del día Julio Alberto pensaba de qué trataría el video que publicaría en su estado, escuchó que sobrevolaba un helicóptero y salió a hacer el corto que iba a subir a sus redes sociales. Empezó a grabar. Sorprendido, vio como la aeronave propiedad de la Marina Armada de México se movió de un lado hacia otro. Pensó que estaban haciendo un show, pues según él, en otras ocasiones ya había visto maniobras similares.

En segundos, no pudo evitar que se le erizara la piel y hasta sudara frío, al observar cómo el helicóptero comenzó a perder altura hasta desplomarse.

Al principio no soltó el celular y siguió grabando, pero en cuanto el aparato cayó al suelo puso fin a la grabación y corrió hacia el lugar con un tío para ver lo que había sucedido.

Fue ahí donde recordó que su interés desde la mañana era hacer un video y tomó de nuevo el celular para grabar el momento en que uno de los elementos de la Marina salía.

“Yo y mi tío lo apoyamos, lo subimos al taxi y lo llevamos al hospital naval”.

Julio Alberto al ver el desplome del helicóptero solo dijo: “¡No manches!”. Sintió mucho miedo, pues dice que justamente hace unos días había soñado con un accidente aéreo similar cerca de su casa.

“Lo soñé que había pasado ahí por donde está la gasolinería, por el mercado, soñé que había caído un helicóptero de la Marina, pero pues nunca platiqué mi sueño, hasta ahorita que me percaté que sí ocurrió eso”.

Por eso, horas después de lo sucedido, Julio seguía temblando y no podía sobreponerse al impacto de la experiencia que recién había vivido.

Julio quedó impactado tras ser testigo del accidente que días antes había soñado.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia