web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

JESÚS RAMÍREZ CUEVAS VOCERO PRESIDENCIA.

México

Mal gobierno también es corrupción

En entrevista exclusiva para Grupo Cantón, el vocero de la Presidencia de la República precisa porqué se crea la Guía Ética; habla de la 4T, su posición y visión política, y su admiración y amistad con el escritor Carlos Monsiváis.

Al fondo de los vetustos pasillos de Palacio Nacional, en el ala izquierda del cuarto piso, a un lado del despacho presidencial, se encuentra la oficina de uno de los hombres del grupo más cercano al presidente Andrés Manuel López Obrador, su nombre es Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social y vocero del Gobierno de la República, quien, en una entrevista exclusiva para Grupo Cantón, nos habló del por qué y para qué se crea la Guía Ética, de la Cuarta Transformación, de su posición y visión política, así como de su admiración y amistad cercana con el fallecido escritor y periodista Carlos Monsiváis.

En la extensa charla, se corrobora que Jesús Ramírez Cuevas es un hombre de letras, que adora el periodismo y, sobre todo, un personaje comprometido con los valores éticos de la humanidad y un apasionado que le encuentra un sentido más que filosófico a la vida. La tarde a los días previos de la Navidad, resultaron idóneos para conversar con quien se conoce como la persona más cercana al titular del Ejecutivo federal.

Después de agradecer el espacio por parte del Grupo Cantón y de nuestro director general, Miguel Cantón Zetina, la amena conversación inicia respecto a su labor en la elaboración de la Guía Ética, presentada pocos días antes en la conferencia matutina del presidente López Obrador.

-Se ha señalado que la descomposición y la decadencia del pueblo es consecuencia de la errónea conducción de gobiernos anteriores, desde esa óptica ¿qué concepto –se le cuestiona– tiene usted como vocero de la Presidencia, para pensar o creer que esta Guía conducirá a una transformación ética positiva en la sociedad mexicana?

Como respuesta, el entrevistado abreva que desde hace 40 años el gobierno mexicano y los de otras latitudes del mundo, tuvieron distintos preceptos que sustentaron el esquema político vivido hasta el presente. Con vehemencia refiere que se llegó a pensar que habíamos llegado al fin de la historia, puesto que ya no se iba a ver o alcanzar una mayor evolución social.

–Estas políticas practicadas en el pasado –abunda–, estaban sustentadas mediante valores que lo único que generaron fueron el crecimiento de la desigualdad y la concentración de la riqueza en unas cuantas manos, es decir, que el dinero estuviese sólo en unas cuantas familias amasando gigantescas fortunas, mientras, lamentablemente, y en particular en México, existía un crecimiento en los mares de pobreza, y, por otro lado, también a nivel político.

“Significó que el poder del Estado, del gobierno, se subordinara a los intereses económicos y de esto, menciono algunos valores nada más: individualismo exacerbado, donde son más importantes los deseos y el interés de uno, por encima de los demás, y esto está legitimado sobre la idea de que la competencia es un valor muy superior a todos los demás, por lo tanto se pueden obtener mejores resultados en la competencia, sin anular que la competencia tiene valores positivos, pero bajo esta idea de la supuesta competencia se dejaron otros valores: el apoyo, la solidaridad, en fin, valores humanistas, que finalmente son los que le dieron origen a la modernidad”.

El vocero de la Presidencia destaca que, curiosamente, estos valores que un día la modernidad y el liberalismo dieron como resultado el empobrecimiento de la población, la precarización del trabajo, la corrupción como elemento central del sistema político, viene legitimado por los valores que el neoliberalismo expuso y puso en primer plano.

“Entonces, en el caso de la corrupción, lo importante eran los negocios y generar riqueza, no importaba el cómo. La corrupción era el aceite que facilitaba los negocios, la versión más rupestre del neoliberalismo, pero hay teóricos que han defendido esto. De hecho, hoy los principales críticos, desde Joseph Stieglitz, que habla del modelo económico neoliberal, hoy tienen libros, Eduard Monhan, en Francia, sobre la corrupción, incluso Manuel Castells está llevando a cabo una investigación internacional sobre la corrupción ¿por qué?, porque el neoliberalismo legalizó, naturalizó la corrupción como parte de las relaciones sociales, de la vida política y de los contactos públicos”.

LA 4T, EJE EN LA LUCHA CONTRA LA CORRUPCIÓN

Ramírez Cuevas, sostiene que esta idea que se tiene ahora con la Cuarta Transformación es, por un lado, el cambio. “Significa, básicamente, tres cosas: la democratización de la sociedad, una democratización de las decisiones, mayor participación de la gente no sólo en la toma de decisiones y por la vía electoral, sino también de los beneficios de la economía y, al mismo tiempo, el cambio es la liberación del yugo que tenía el poder público, el gobierno, la clase política, que había colonizado propiamente el gobierno para hacer negocios, para enriquecerse y para hacer negocios con los grandes empresarios.

El neoliberalismo legalizó, naturalizó la corrupción  como parte de las relaciones sociales, de la vida política y de los contactos públicos”.

Un eje muy importante es la lucha contra la corrupción, porque no es solamente que se roben dinero (…) la inacción del Estado también es corrupción.” JESÚS RAMÍREZ CUEVAS VOCERO DE LA PRESIDENCIA

“Esta es una segunda acción que la Cuarta Transformación ha hecho de lado y un eje muy importante es la lucha contra la corrupción, porque la corrupción no es solamente que se roben el dinero, no es solamente que se desvíen los recursos, no es solamente darle contratos a mis amigos, a los socios, a los conocidos o a los que den moche; también la corrupción, es dejar de hacer lo que debe hacer un servidor público; la inacción del Estado también es corrupción, el dejar hacer esto, la precarización de la sociedad, el exacerbamiento de la violencia y el resentimiento, el abandono de los jóvenes. Todo eso son acciones que pueden tipificarse como acciones corruptas desde la función pública, porque no se cumplió con lo que manda la Constitución, ni se protegió a la población”.

Encarrilado, el vocero de la Presidencia no suelta el hilo de su disertación sobre los cambios que la Cuarta Transformación busca. Precisa:“ Eso es, digamos, la Guía Ética. Porque se plantea como una necesidad, como poner en el centro que cualquier cambio, cualquier transformación profunda de la sociedad es cultural; es un tema de los valores, de los conceptos que justifican tanto la acción de la sociedad como de los individuos, es el sentido de la vida que tenemos y el proyecto de vida mismo que se establece como individuo y sociedad. La Guía Ética, es volver a las bases de donde viene la sociedad, de donde vienen los individuos y la convivencia; porque estas bases se trastocaron; se abandonaron bases de solidaridad en modo de participación y del respeto a los demás, del respeto a la naturaleza, del respeto a los diferentes.

“Hay ahora un sentido común, que se ha construido desde la sociedad contra el machismo, en las dos vertientes: tanto de la exclusión de los que sueñan, quieren y aman diferente, como la exclusión de la desigualdad frente a la mujer y el hombre. Estas dos, son expresiones del machismo, que también tienen otras expresiones como el sexismo.

Continuará

Te puede interesar

Advertisement