web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
Imagen que prueba la amistad de Alito, cuando fue gobernador de Campeche, con Lozoya, cuando fue director de Pemex.

Lozoya: entre el Pedregal, vinos, ajedrez y el criterio de oportunidad

La logística para ingresarlo al exclusivo nosocomio echó mano de una estrategia de distracción para evitar el acecho de los medios.

CDMX.- Lavado de dinero, asociación delictuosa y cohecho, los tres crímenes por los que México pidió la colaboración de la justicia española para aprehender a Emilio Lozoya, parecieron haber prescrito cuando éste pisó territorio nacional.

Procedente de Madrid, Lozoya Austin llegó a México y apenas descendió del avión, ya lo esperaba un equipo médico para evaluar su estado de salud, bajo un estricto protocolo apegado al respeto de sus derechos.

Bajo el argumento de un estado de salud vulnerado, Lozoya fue trasladado al Ángeles del Pedregal, hospital privado perteneciente a la familia Vázquez Raña.

La logística para ingresarlo al exclusivo nosocomio echó mano de una estrategia de distracción para evitar el acecho de los medios.

Un convoy haciendo gala de extremas medidas de seguridad, con camionetas polarizadas y una escolta de agentes federales enfiló hacia el Reclusorio Norte. La cobertura periodística realizada por decenas de reporteros que en videos y fotografías dieron cuenta de la entrada de la llegada del operativo de seguridad a prisión.

Pero se trataba de un señuelo. Lejos de ahí, y sin el asedio de la prensa, el exdirector de PEMEX era internado en la lujosa clínica.

Luego de 15 días internado en el Ángeles, Lozoya fue dado de alta y escoltado por agentes de la Policía Federal Ministerial de la Fiscalía General de la República.

Si bien su paradero ha sido sumamente reservado por motivos de seguridad, por medio de una filtración periodística, el columnista de un medio de circulación nacional, daba cuenta de una celebración: Emilio Lozoya habría convocado a sus amigos más cercanos a un brindis para festejar su libertad condicional.

El Château Margaux es un cabernet sauvignon de textura aterciopelada, con notas de tabaco y ciruela, con un color rojo oscuro y tonos púrpura. Favorito de los sommeliers, es uno de los más prestigiados del mundo. Con origen en Burdeos, su precio en México ronda los 25 mil pesos.

El día de la recepción en honor a Lozoya, según la columna referida anteriormente, uno de sus invitados llevó como regalo una elegante caja de madera conteniendo en su interior tres botellas del exclusivo vino francés.

Emilio Lozoya solo ha comparecido por videoconferencia, el libro de procesados lo ha firmado vía electrónica y la comunicación con la autoridad ha sido por email.

La jugada de acogerse al principio de oportunidad para convertirse en un testigo colaborador fue sin duda, una digna de ajedrez. Tomando como referencia este juego, el papel de Lozoya sería, sin duda, el de una Torre, empleada en la recta final de la partida por su alto valor estratégico en la táctica de la competencia.

En el caso de Lozoya, su testimonio ha sido fundamental para confirmar las sospechas que se tenían sobre acontecimientos de los últimos dos sexenios presidenciales, de ahí sus privilegios.

Sin embargo, y volviendo al símil del ajedrez, bien valdría la pena recordar que la Torre, a veces, es sacrificada por el interés mayor de preservar la vida del Rey.