Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Los riesgos de la tecnología

Pasan los días del confinamiento y los niños han mostrado su gusto por la tecnología, en estas sema­nas han experimentado que no solo nos funcionan para el entre­tenimiento, si no que va de la ma­no con la educación. Pero existe el riesgo de que los niños pasen más tiempo del conveniente con los teléfonos, videojuegos y tabletas hasta llegar al punto de adicción.

Porque cuando me refiero a riesgos no hablo solamente del abuso tecnológico, también hago énfasis en el abuso de in­ternet con las redes sociales, porque se ha vuelto un hábito el compartir fotos o videos de los niños de manera continua en las redes sociales.

Esta tendencia parece inofen­siva pero se puede lograr tener un control de su vida en internet. Quedando toda su información al alcance de muchas personas, por lo que se expone a los menores de la casa ante ciberdelincuen­tes. Por eso es necesario prohibir el uso excesivo de la tecnología y acompañar a los menores en el uso de las mismas, manteniendo el buen uso de internet.

Aprendamos a hacer un uso adecuado de la tecnología con es­ta serie de recomendaciones: Se aconseja que los niños no se aís­len para conectarse a internet, sino que lo hagan en espacios co­munes.

Cuida la información que su­ben niños y jóvenes a sus redes sociales, con quién la comparten y en presencia de quién acceden a sus cuentas. Limita los videojue­gos, la cuarentena no debe ser un pretexto para que se rompan los límites habituales. Retirar el mó­vil mientras estudia, porque es un elemento de distracción.

Dormir sin el móvil conecta­do cerca, sino también dejar de usarlo al menos una hora antes de ir a la cama. Recuerda que tú tie­nes que dar el ejemplo, si los adul­tos cumplen con estos preceptos, será más sencillo y más probable que los niños hagan lo mismo.

Aprovecha el tiempo en fami­lia, dejen a un lado las redes so­ciales y videojuegos para realizar esta actividad: necesitaran mu­chas fotografías que tomaron en su pasado, para mostrarlas en fa­milia y dar pie a iniciar una con­versación con los hijos: los chicos pueden preguntar… Y los padres también pueden aprovechar para preguntar a sus hijos. Compar­tan la oportunidad de expresar sentimientos, valores propios y compartirlos.

 

Te puede interesar

Advertisement