Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Los mejores momentos para estar cerca de Dios

Todos, en algún momento nos hemos pregunta­do ¿Por qué se prolongan tanto las adversidades? O ¿Hasta cuándo se va a prolongar esta enfermedad? Los hombres de la Biblia también tuvieron estas in­terrogantes cuando pasaron por quebrantos. Aunque sabemos que son parte de la vida, las dificultades tien­den a desesperarnos, sobre todo cuando no vemos so­lución. Nos empezamos a impacientar y corremos el riesgo de perder la fe y la esperanza.

El rey David, fue un hombre que estuvo emparen­tado con las dificultades y enfermedades. Un hombre que tuvo un encuentro cara a cara con la adversidad a lo largo de toda su vida. Por eso, inspirado por el Espí­ritu de Dios, dijo “Y en la sombra de tus alas me ampararé…hasta que pasen los quebrantos”. David era un hombre que acostumbraba a mirar el arca de Dios, como un lugar de refugio y protección. El ar­ca tenía una tapa de oro, formada por dos ángeles con alas, que hacían una sombra. Aquí se explica la referencia a la protección y seguridad que en­contraba David en este lugar. Pero él dice que se quedaría en este lugar, hasta que pasen sus que­brantos. Hasta que fuera libre de las adversidades.

Así que en ocasiones Dios no nos libra rápido de las adversidades, porque en esos tiempos esta­mos quietos, esperando y recostados en ese lugar, del que no debemos salir nunca: su presencia. La sombra de sus alas es el lugar para habitar todo el tiempo. No solo en la adversidad. Es el lugar para vivir y disfrutar de la presencia de Dios, “Porque has sido mi socorro y así en la sombra de tus alas me regocijaré…” Salmo 63:7

Así que reflexiona y piensa que en este tiempo Dios nos librará de esta enfermedad a su manera y en las formas previstas por El, aprovechemos es­ta oportunidad de cultivar el espíritu familiar, de aprender cosas nuevas, de tomarnos ese descanso que necesitábamos desde hace tiempo y sobre to­do de vivir bajo la sombra de Sus Alas.

 

Te puede interesar

Advertisement