Connect with us

Hola, que estas buscando?

septiembre 21, 2021

(Foto: Agencia)

100% Deportes

Los juegos de la esperanza

En momentos de emergencia sanitaria mundial, un puñado de promotores de la disciplina, son también portadores de las ilusiones y la perseverancia

TOKIO, JAPÓN.- Dos Guerras Mundiales, una Guerra Fría, a lo largo de la historia, siempre los capítulos bélicos fueron golpeadores del globo, y el deporte igual pudo sufrir los efectos, pues inmersos en escenarios imposibles, también lo fue la organización de acontecimientos que marcaron a la humanidad.

Los Juegos Olímpicos padecieron aquel rigor, guardando citas que ya no pudieron enlistarse en sus libros, porque simple y sencillamente los tiempos no dieron para más, ante lugares opuestos a los que ondea la cita ecuménica en su decálogo, entre tantos puntos, y el que sobresale por encima de todos, la paz.

Ahora mismo, una pugna en la que se debate el mundo, ante un enemigo que muchos etiquetaron como voraz e invisible, el Covid-19, derivando en una pandemia, puso en jaque a Tokyo 2020.

Otra vez un conflicto, por una emergencia sanitaria, en la que la principal restricción son las congregaciones, insistió en que era momento de desempolvar los recuerdos, esos que insistieron en que las cancelaciones fueron posibles.

Sin embargo, y gracias a quienes resguardan la salud, desde los médicos, las enfermeras, y todos los que enlistan al segmento, en sinergia con los científicos, quienes fueron los creadores de una vacuna que devolvió de alguna manera el aliento, para esta ocasión aquella contienda no fue valedera para echar abajo uno de tantos momentos que tiene el planeta para unirse.

Es cierto, la malaria sigue, sube, baja, pero también los es que había que desafiar con el evento más puro a esa enfermedad que quizá puso a prueba precisamente la disciplina, esa misma que el deporte tiene como eje central.

Y bajo todo ese régimen, entre voces de desapruebo, pero muchas otras, sobre todo las de los atletas, quienes se han dado a la tarea de reactivar las ilusiones, hoy Tokyo 2020 pudo ponerse por encima de la problemática.

La fiesta que une a todos los pueblos cortó el listón, pero además hizo recordar aquello de que “juntos venceremos”.

Los Juegos Olímpicos, desde su sentido más puro, pusieron otra vez sobre la mesa que es momento de darle un vuelco al virus, porque además lo que sigue, son episodios que provocarán emociones necesarias.

 

LA APERTURA

Y precisamente la ceremonia de Apertura, con esa pulcritud que tienen los japoneses, cumplió a cabalidad con ese tono halagüeño de que es la punta de lanza para regresar a los tiempos mejores.

Ciudades desiertas, hoy habituales para estar lejos del bicho, se pudieron rubricar en distintas imágenes para recordar que la tierra no se puede permitir esa desolación otra vez.

Y el conteo, desde el 21, hasta el cero, fue el signo inequívoco de que la fiebre olímpica está en pleno, y sin marcha atrás, porque esos dígitos dieron paso a la verbena estelar.

Enseguida apareció en escena el símbolo de esta justa nipona, la boxeadora de casa, Arisa Tsubata, Campeona Nacional, corriendo en una caminadora en soledad absoluta, como emblema de esa preparación en circunstancias totalmente atípicas que los protagonistas tuvieron que atravesar, cuando estalló el problema por el Coronavirus.

Tsubata combinó sus guantes de pugilista con los quirúrgicos, pues fue parte activa de esa resistencia en su país, y desafortunadamente la nueva elegibilidad no le dio para representar a Japón en su deporte, pero qué más da, si ganó a diario la batalla más importante.

También, y como parte de los números del itinerario, la cultura milenaria japonesa representada en un bloque 100% tecnológico.

Otra coreografía que intentó recrear los tejidos, los nervios de los atletas, esas redes neurológicas durante las competencias.

El aplauso, la arenga, el sello de la alegría, de la festividad, porque además esto es un carnaval, con todo y sus contrariedades, también les dio pie a los juegos pirotécnicos.

Los sonidos del deporte, en una analogía con los que entrega una orquesta sinfónica, para darles la bienvenida a los atletas participantes.

Oficialmente se abrió el telón con un concierto que indica que todo comienza.

La nación asiática, 19 años después de una bomba, tuvo los Juegos de la Reconstrucción, y ahora los Juegos de la Esperanza, porque al final, una pandemia no iba a detenerlos…

 

Con información de Rodrigo Mojica.

 

TE PUEDE INTERESAR: De la guerra a los Juegos Olímpicos, Zaza la atleta más joven en Tokio

tabascohoy.com

Te puede interesar

100% Deportes

100% Deportes

100% Deportes

Advertisement