Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Los gandallas

Es entendible que miles de ciudadanos ya están hartos del encierro, de vivir con miedo a contagiarse de Covid-19 y que todos desean ser vacunados, pero lo que no se vale es que esta necesidad los lleve a violar protocolos de salud, a corromper delegados municipales y en algunos casos, a dejar sin la dosis a quien ya estaba en la lista de espera.

No es posible que después de un año de pandemia no hayamos cambiado en nada y sigamos siendo la sociedad del agandalle y de los corruptos. Lo sucedido en el municipio de Cunduacán, donde decenas de habitantes de Comalcalco, Paraíso y Centro acudieron a vacunarse contra el Covid no debe de repertirse, y no es que no la necesiten, claro que todos quisiéramos que nuestros padres o abuelos recibieran la inmunización pero solo hay que esperar.

Lo más lamentable es que quienes acudieron fueron los que apenas tiene 60 años cumplidos. Esto fue lo que más molesto al gobernador, Adán Augusto López Hernández, quien fue claro en señalar que estas personas que se adelantaron tendrán que esperar su turno en su respectivos municipios.

La situación es difícil y complicada, claro que lo es, pero no por eso se deben pasar por alto este tipo de situaciones en donde participaron funcionarios públicos de los tres niveles, esos deberían estar en la calle ya, despedidos, porque no muestran empatía con las personas de la tercera edad y tienen una total falta de respeto a su jefe, que en este caso es el mandatario.

Por cierto, también quienes abusan y lucran con el dolor ajeno son los señores diputados, no vale la pena mencionar nombres, pero se ven tan descarados: unos criticando la vacunación, y otros defendiéndola, como si se tratara de un favor, no deben olvidar que una responsabilidad de las autoridades es brindar los servicios médicos a sus gobernador de manera gratuita y universal. Son unos hampones.

VIOLENCIA DE GÉNERO

Bien por la diputada del PRI, Katia Ornelas Gil, que no se quedo callada ante la embestida sufrida al interior de la sesión de comisiones unidas por parte de los diputados, Jesús de la Cruz Ovando y Agustín Silva Vidal, y que bueno que acudió ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos a presentar una queja por violencia de genero y abuso de estos representantes populares.

Te puede interesar

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Columnistas

Advertisement