Conecta con nosotros
161 vistas -

Vector X

Los fantasmas de Arturo Núñez

Publicada

en

161 Visitas

Cuando un buen día del año 2015 le pregunté a Arturo Núñez el por qué Andrés Manuel López Obrador andaba molesto con él, me respondió, palabras más palabras menos. “Por los resultados que obtuvo su partido en Tabasco. Pero yo no tengo la culpa que haya nombrado a dos incompetentes para dirigirlo aquí”.

Se refería el entonces gobernador a la votación de los candidatos de Morena en la elección de ese año y, al mismo tiempo, a la incapacidad –según su óptica- de Javier May y Octavio Romero para hacer crecer a ese movimiento en Tabasco.

Sobre el ambiente de la conversación flotaban las palabras de AMLO quien, en mítines con sus seguidores, insistía que Núñez había salido “puque”.

“Quería que rompiera con Enrique Peña Nieto. Imagínate, sería un suicidio”, me dijo en aquella ocasión en la Quinta Grijalva. Vueltas da la vida. Hoy, la libertad de Núñez depende de AMLO. Lo sabe y pese a ello le da cuerda a Ricardo Monreal. Vuelan los fantasmas de Arturo. Que no lo chupará la bruja, presume. No mira atrás porque es la sal, como la mujer de Lot.

DESALOJO DE INVITAB

El director de Instituto de Vivienda de Tabasco, Carlos Mario Villanueva, le adelantó su jalogüin a quien desde hace años se viene ostentando como propietario de un enorme terreno en Casa Blanca.

Hace unos días, Villanueva dio un golpe de autoridad. Hizo efectivo un mandato judicial y encabezó el desalojo de varias casas que invadían la reserva territorial del gobierno del Estado.

Más de 20 años ha durado este litigio y poco a poco empieza a recuperar el Invitab esos bienes en posesión de más de 200 personas estafadas quienes, por cierto, podrían regularizar su situación jurídica ante el instituto, para lo cual deberán presentar demandas contra quien presuntamente les vendió los terrenos.

LA MORRALLA

Rafael Sánchez Cabrales presentó su informe de actividades como diputado local. Conociendo a Rafa, no gastaría un centavo si no fuera porque debió organizarlo como festividad a su patrono del tren, acaso su vagón de salvación en el próximo sexenio * Al Tec de Comalcalco le caen todas las plagas. Vaya suerte tener a Julio Cesar Cabrales como director. Ya la Auditoría Superior le observó más de seis millones de pesos. Y poco es, porque anda llenando su calaverita.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia