web analytics
Grupo Canton
Al momento
Director Miguel Cantón Zetina
MARITZA VERA ALCOCER

‘Los dolores que causa el Covid son tan fuertes, que todo se te olvida’

“Nos lavamos las manos; mis dos hijas, mi esposo y yo usábamos guantes, cubrebocas, todo para evitar al virus, pero nos alcanzó”.

VILLAHERMOSA. Maritza Vera Alcocer afirma que venció al Co­ronavirus con puro paracetamol y electrolitos orales.

Asegura también que sus dos hijas y su esposo resultaron in­fectados. Recuerda que era tanto el dolor de cuerpo que hasta la temperatura mayor a 37 grados se le olvidaba.

Señala que le bastaron 14 días de tratamiento y una buena dis­ciplina para vencer a la enferme­dad que a muchos ha arrebatado la vida.

Comenta que la enfermedad le ha dejado una gran enseñanza y es tener más higiene a la hora de ha­cer la despensa, como lavar todos los productos antes de introducir­los a la casa y al refrigerador.

 

¿Qué se siente ser un paciente Covid?

Me empezó como una gripa nor­mal, pero me sentía muy agotada.

De repente me empezaron a dar temperaturas mayores a los 37 grados, pero de tanto dolor de cuerpo que tenía ya ni pensaba en la temperatura.

Tuve mucho decaimiento; casi no me daba hambre porque perdí el gusto y el olfato, pero tenía que comer para tener fortaleza.

Aunque no me daba hambre sí me daba mucha sed; cuando ter­minaba de comer una fruta me daban ganas de seguir comiendo más, como que mi propio cuerpo me pedía más agua, porque estaba descompensada.

Me dolían los ojos y solamente quería estar acostada, que nadie me molestara, para pasar el trago amargo del Coronavirus.

La etapa más difícil para mi empezó a partir del día cuatro de haberme enfermado, ya cuando llegué al día 14 mi salud mejoró.

 

¿Dónde te contagiaste?

La verdad ni sé; nosotros toma­mos todas las precauciones por­que no queríamos enfermarnos.

Habíamos escuchado que para unos es leve, para otros es más traumático y para los más vulne­rables puede ser mortal.

Nosotros nos lavamos las manos; mis dos hijas, mi es­poso y yo usábamos guantes, cubrebocas, lavábamos la suela de los zapatos, hacía­mos todo para librarnos del virus.

Pero de pronto llegaron los síntomas, no nada más a mi, a mis dos hijas y a mi esposo, todos estábamos in­fectados.

Puede ser que hayan con­tagiado a mi esposo en su trabajo y de ahí haya pasado a la familia.

Me decía que en el traba­jo había compañeros suyos contagiados, pero el virus no nada más llegó con no­sotros, también a la casa de mi mamá.

Siempre nos hidratába­mos y hacíamos lo posible para que todos saliéramos rápido de la enfermedad.

 

¿Te hospitalizaron?

No, en casa pasamos los 14 días tratándonos la enfer­medad.

Afortunadamente no tu­vimos la necesidad de ir a un hospital. No nos dio tan intenso como sí ha ocurrido con otras personas.

 

¿Cómo venciste al Covid?

Lo único que tomamos fue para­cetamol y electrolitos.

También comíamos fruta; no nos desesperamos y tampoco nos automedicamos.

Muchas veces nos dejamos llevar por lo que dicen otras personas que les funcionó para tratar el Coronavirus, pero se nos olvida que si tomamos anti­bióticos, por ejemplo, matamos también nuestras defensas.

Por eso, en lugar de que nos ayude nos enfermamos. Eso sí, comía mis comidas normales y tomaba agua y más agua.

 

¿Cómo cambió tu vida el Coro­navirus?

Lo más triste es que no puedes saludar como antes, hasta tu propia familia. Eso sí, la enfer­medad no hizo que me diera al­gún temor.

Mi mamá nos dio el ejemplo. Ella es hipertensa, diabética, pero nunca tuvo miedo.

El miedo es lo que nos mata más, a veces estaba tranquila, animosa y así aprendí.

Me enfermé, sí, pero eso ya pasó porque pude vencerlo al igual que mis hijas y mi esposo.

Ahora no hay abrazo, pero no importa, tenemos que aprender a vivir así.

Ya no abrazo como antes ni con amistades ni familia y anda­remos con el cubrebocas hasta el tiempo que sea necesario.

 

¿Qué mensaje le das a las per­sonas?

Que mejoren sus hábitos de limpieza. Estábamos acostum­brados a hacer la despensa, no lavarla, y así la metíamos al re­frigerador.

Ahora tenemos que lavarla, tenemos que desinfectarla por­que solamente así podremos su­perar al Coronavirus.

Lo que estamos viviendo con lo del Covid apenas es el comien­zo, porque vienen otros virus y no sabremos si estaremos vivos para enfrentarlos como ahora.