web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

15 de septiembre de 2020, una fecha histórica en el combate a la corrupción en México. (Foto: Cuartoscuro)

México

Los 5 Jinetes del Apocalipsis: Los motivos de Andrés Manuel

Escándalos de corrupción antes, durante y después de sus man­datos presidenciales, serían las causales de su posible condena…

CIUDAD DE MÉXICO.- La mañana del martes 15 de septiembre, el presidente López Obrador, con las bolsas debajo de los ojos más abotaga­das que de costumbre, pues sin duda no durmió lo suficiente la noche anterior, dijo con voz re­suelta, antes de firmar la carta que entregaría a los senadores:

–Voy a dar a conocer nuestra decisión de entregar un escrito a la Cámara de Senadores, para la realización de la consulta al pueblo de México sobre el po­sible enjuiciamiento de los ex­presidentes de 1988 a la fecha.

–Señor Presidente –dijo uno de los reporteros asiduos a su conferencia matutina–, sin duda no faltaran quienes aseguren que más que justicia, esto será una cacería de brujas.

–No, eso no; ¡jamás! –res­pondió López Obrador, alar­mado por la forma tan sencilla de llamarle rencoroso–. Por­que como lo he afirmado en numerosas ocasiones, no es mi fuerte la venganza.

 

NI TIERNO NI LLORÓN

Advertisement. Scroll to continue reading.

Esa naturaleza rebelde y fuerte del tabasqueño había resistido a cuanto embate le prodigaban quienes aseguraban que su peti­ción no tenía sustento jurídico; que era otra de sus maniobras distractoras, ya que el Estado tiene la capacidad de juzgar a un expresidente en caso de incum­plir la ley; que coqueteaba con esa iniciativa desde el inicio de su mandato, mientras insistía en no juzgar a sus antecesores.

Inicialmente, quería que los ciudadanos pidieran la consulta, para lo cual eran necesarias 1.8 millones de firmas (2% del padrón electoral), como marca la ley. Pero como el plazo vencía ese día, había dispuesto presen­tar él mismo la iniciativa.

Sería el abogado Julio Scherer Ibarra, consejero ju­rídico de la Presidencia, quien entregaría el escrito a las 11 de la mañana en la Cámara de Senadores.

López Obrador no era tierno ni llorón, pero era demasiado el mal que sus antecesores ha­bían infligido al pueblo de Mé­xico, y en no pocas ocasiones estuvo a punto de estallar, pero lo ocultaba de sus gentes más cercanas, que confiaban en­teramente en su juicio y en su habilidad para encarar los pro­blemas más complejos, y veían que seguía sin variación su mé­todo habitual de vida.

 

LOS MOTIVOS AMLO

Advertisement. Scroll to continue reading.

Su naturaleza rebelde y fuer­te se evidenció cuando, en su escrito enviado a las y los se­nadores del Congreso de la Unión, expone los motivos por los que los expresidentes deben de ser llevados a juicio, porque, insiste:

Con Carlos Salinas de Gor­tari, “impuesto mediante un fraude electoral”, crecieron más en México las diferencias económicas y sociales entre ri­cos y pobres.

–No es casual que al mismo tiempo se entregó a particu­lares nacionales o extranjeros una cantidad sin precedentes de bienes públicos.

Ernesto Zedillo, continuó las políticas privatizadoras de Salinas y “las llevó hasta sus últimas consecuencias; priva­tizó bienes nacionales como los ferrocarriles, y adjudicó a los mexicanos deudas priva­das por un monto de 552 mil millones de pesos en el llama­do rescate bancario de 1998 (Fobaproa).

–A la fecha, aunque el país ha pagado a los bancos 700 mil millones de pesos por bonos del Fobaproa, esa deuda públi­ca asciende a cerca de 2 billo­nes y no terminará de saldarse sino hasta el año 2070.

Vicente Fox Quesada: In­tervino indebida e ilegalmen­te en el proceso electoral, a fin de impedir el triunfo de la oposición.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Felipe Calderón: Embarcó al país en una estrategia mi­litar que supuestamente era orientada a combatir el narco­tráfico, exacerbó la violencia y multiplicó las zonas del terri­torio nacional bajo control de las bandas delictivas.

De Enrique Peña Nieto, dice que los señalamientos de Emilio Lozoya, exdirector de general de Petróleos Mexi­canos, apuntan a su presunta “complicidad en las cuantio­sas sumas de dinero que se entregaron a los legisladores del PAN para obtener los vo­tos y la aprobación de la Re­forma Energética, así como en la compra fraudulenta de la planta de fertilizan­tes Agronitroge­nados, opera­ción que causó al erario un que­branto superior a 200 mdd”. (continuará).

Te puede interesar