Conecta con nosotros

Tabasco

Llegó la temporada de ciclones, ¡A cuidarse!

Nuestro país y en especial, nuestro estado, convive cada año con este fenómeno meteorológico, así que prepárate con nosotros

142 Visitas

TABASCO.- Tabasco es un estado muy conocido por su clima tropical, caluroso y lluvioso, pero a partir del mes de mayo y hasta septiembre, se incremente este ambiente, gracias a la temporada de ciclones que se ubica durante estas fechas.

Por lo menos se estima lleguen 25 ciclones tropicales este año para México y nuestra entidad, por lo que Grupo Cantón te preparó esta nota para que estés listo y conozcas las alertas sobre los ciclones.

Pero primero te explicaremos que es un ciclón tropical.

Son los sistemas atmosféricos de nubes, tormentas y vientos giratorios sobre aguas tropicales. Se semejan a motores gigantes cuyo combustible es el aire cálido y húmedo (Muy de nuestro estado).

Se forman cuando la temperatura del mar en el área de tormenta supera los 26 grados centígrados.

Cabe destacar que de los 25 ciclones que llegarán a México, por lo menos cuatro podrían tocar tierra y es ahí cuando su daño es mayor.

Por eso te lo explicamos para que desde ahora logres identificar los Niveles de Alerta de un Ciclón.

El Sistema de Alerta Temprana de Ciclones Tropicales (SIAT-CT) tiene dos fases: acercamiento y alejamiento. Y en cualquier etapa (color) del SIAT pueden presentarse lluvias importantes.

 

 

PELIGRO MÍNIMO

Se detecta la presencia de un ciclón tropical que se dirige a nuestras costas. Debes permanecer atento a la información meteorológica. Según la escala Saffir-Simpson por la intensidad del viento sus daños van desde una leve afectación a infraestructura y vegetación. Con rachas de vientos de 119 1 153 kilómetros por hora (km/h).

 

 

PELIGRO BAJO

Poda árboles que obstruyan los cables de energía y los que pudieran presentar peligro.

Protege vidrios con cinta adhesiva pegada en forma de cruz. Fija objetos que puedan ser lanzados por el viento.

Limpia azoteas, desagües, canales y coladeras. Evita tirar basura.

De acuerdo a la intensidad de viento es de 154 a 177 km/h, y entre los daños pudiera haber inundación en zonas costeras dos o cuatro horas antes de la llegada del huracán. Además de daño serio a infraestructura terrestre y marítima.

 

 

PELIGRO MODERADO

Identifica el refugio temporal más cercano y la ruta para llegar rápido.

Almacena alimentos, agua potable y ten a la mano artículos de emergencia.

Guarda tus documentos importantes en bolsas de plástico.

En la escala Saffir-Simpson son vientos de 178 a 208 km/h. provocando daños a infraestructura por oleaje, construcciones, caída de árboles y arbustos grandes. Además de inundación de tres a cinco horas antes de la llegada del huracán.

 

 

PELIGRO ALTO

Evacúa zonas de riesgo y acude al refugio temporal si tu vivienda no es segura.

Si vives cerca de un río o laguna, vigila el nivel del agua.

Cierra puertas y ventanas, corta el suministro de gas y electricidad.

En la intensidad del viento es de 209 hasta 251 kilómetros por hora, se estima daño a infraestructura muy fuerte. Los árboles, arbustos y señalizaciones son destruidos. Inundación de tres a cinco horas antes de la llegada del centro del ciclón con alturas de hasta tres metros.

 

 

PELIGRO MÁXIMO

Aléjate de ventanas para evitar lesiones si estas se rompen.

Permanece en tu hogar o refugio temporal hasta que las autoridades informen que el peligro terminó.

Conserva la calma y mantente informado. En la escala Saffir-Simpson son vientos de más de 252 kilómetros por hora y se estiman daños totales en construcciones que están a 500 metros de la costa. Así como falla total en el suministro de energía.

 

 

Por último, recuerda, con los ciclones no todo es malo, son importantes para la distribución de lluvia y beneficio de zonas áridas y semiáridas, además de recargar acuíferos y presas. Así que ahora depende de ti salvaguardar tus bienes y tu familia. No lo olvides, durante la temporada de ciclones mantente atento a las indicaciones de medios oficiales meteorológicos.

EDICIÓN IMPRESA