Connect with us

Hola, que estas buscando?

Columnistas

Llegó la hora

Este domingo 6 de junio se llevará a cabo la elección más grande de la historia de México, donde se decidirá si los mexicanos apoyan el proyecto de nación propuesto y puesto en marcha por más de dos años, por el presidente Andrés Manuel López Obrador, o si desean un cambio de rumbo.

Si bien el “cambio de rumbo” siempre se antoja imposible, cuando un presidente de México pertenece a un partido mayoritario a nivel nacional, la opción de los electores es mandar la clara solicitud, de que desean una política más moderada en todos los ámbitos respecto lo ya iniciado. El presidencialismo nos gusta a los mexicanos, forma parte de nuestro ADN y parece ser que nos sentimos “huérfanos”, o al menos sin rumbo, si no hay un “guía”, ” patrón”, “gran jefe” a quien seguir y vitorear.

Este domingo el deber de todo mexicano en edad de votar, es sacudirse la flojera, decidía o cruda y acudir a elegir la opción que más les convenza. Si el abstencionismo puede ser derrotado, los resultados serán más difíciles de impugnar, por cualquiera de los participantes que se sienta agraviado.

Si la jornada electoral se lleva mayoritariamente en paz, los argumentos ciudadanos serán demoledores, al demostrar civismo e interés genuino por participar en la vida democrática. Si los gobiernos NO se meten y no hay grupos de choque, pandilleros, operación “ratón loco” y demás marrullerías ya conocidas por todos, demostrarán que están a la altura de los tiempos que vivimos.

La polarización que se vive en el país posiblemente no se había visto desde los tiempos de la Revolución Mexicana y no es de sorprender, porque a más de 100 años, las circunstancias sociales de desigualdad, pobreza, concentración de riqueza, corrupción, gobiernos todo poderosos y presidentes que son reyes durante 6 años; parecen no haber cambiado mucho.

Llegó la hora México. A votar por quien usted guste, respetando las ideas del de enfrente. Hagamos de esta jornada algo memorable para nuestro país, y como dicen por ahí, “que haya suerte”.

 

Te puede interesar

Advertisement