web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Uno de los tantos pequeños comercios que han sido afectados.

Centro

Les llovió sobre mojados a los comercios

Apenas empezaban a vender con la nueva normalidad y ahora con la anegación les dio el ‘tiro de gracia’.

Los pequeños comercios de Ta­basco han sido doblemente afec­tados. Por un lado, la pandemia del coronavirus disminuyó en un 70 por ciento las ventas, duran­te un periodo de cinco meses. Por otro lado, las anegaciones provo­cadas por el Frente Frío 4 y 5, los anegaron durante un periodo de siete días.

De acuerdo con Manuel Coll, dueño de una tienda abarrotera, comentó que apenas empezaba a vender en un 70 por ciento, al re­gresar la nueva normalidad y aho­ra, con la anegación en su negocio, les dio el ‘tiro de gracia’. Es decir, cayeron las ventas.

“Fue por el tiempo que no pu­dimos vender. En la pandemia las personas solamente venían a comprar una vez por semana, eso fue así durante siete meses. Y aho­ra, con las lluvias, el agua entró a la tienda. Tuvimos que salirnos. Ahora que bajó, ya regresamos y estamos vendiendo”, expresó.

Manuel Miranda Hernández, presidente de la Canaco Servytur Villahermosa, reportó que son un total de 144 comercios afectados por las precipitaciones extraor­dinarias registradas en Tabasco, el cuál superó los 500 milímetros durante los primeros seis días.

Los 144 comercios afectados se encuentran distribuidos en los municipios de Centro, Nacaju­ca, Jalpa de Méndez y Tacotalpa principalmente. En este sentido, urgieron a las autoridades la crea­ción de un programa emergente de apoyo.

“Pedimos, un programa emer­gente de apoyo para este tipo de contingencia que no están pre­vistas. En realidad, te queda la in­certidumbre: que si es mal manejo de la presa o que si siempre tie­nen que soltar grandes cantidades de agua hacia las zonas bajas de Nacajuca y Jalpa de Méndez don­de tenemos comercios afiliados.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Dijo que entre los comercios afectados se encuentran papele­rías, abarrotes, herrerías, en don­de los pequeños comerciantes han tenido anegaciones de hasta un metro o más en sus negocios.

Te puede interesar