Connect with us

Hola, que estas buscando?

Like

Legado cultural de Yoshio, a un año de su partida

El cantante Yoshio (Gusta­vo Nakatani) nació un 15 de octubre de 1950 y falleció el 13 de mayo de 2020, a causa del COVID-19.

MÉXICO.- “Anshin shite yasumu Yoshio”, que en buen español quiere de­cir: En paz descanses Yoshio. El cantante registrado como Gusta­vo Nakatani Ávila, nació un 15 de octubre de 1950, en la Ciudad de México. A un año de su partido, el 13 de mayo de 2020 a causa del COVID-19, sus seres queridos y sus fans aún mantienen su legado.

¿Quién fue Yoshio?

Fue hijo de Yoshigei Nakatan, quién llegó a nuestro país prove­niente de Japón en 1932, gracias a un contrato con una tienda depar­tamental: El Nuevo Japón. Mientras Yoshigei canta­ba en su vivienda, conoció a Emma Ávila que lavaba la ro­pa, se dio el romance, flore­ció y se casaron en 1935.

“Mi padre llegó a la Merced, ahí establecieron la fábrica de boto­nes. Conoció a mi mamá porque le rentó a mi abuela materna un cuar­to y le gustaba mucho cantar, fue el cantante oficial de la colonia ja­ponesa”, explicó en una entrevista el intérprete.

“No hablaba nada de es­pañol y se subía a la azotea a can­tar. Mi madre era la que lavaba la ropa de la familia y se veían en la azotea. Mi padre le preguntaba cómo se decían las cosas en espa­ñol y al año se casaron. Nunca ha­bló bien el español, pero se daba a entender”, confesó Yoshio.

La nostalgia invadía al cantante al momento de recordar su pasa­do: “Después de casarse, tuvieron ocho hijos, pero dos murieron muy niños. Yo me quedé como el más chico de tres hombres y tres mu­jeres. Mis dos hermanos ya murie­ron, uno de ellos fue pintor, Carlos Nakatani , que fue un gran acuare­lista”.

La vida de la familia Nakatani no fue nada fácil, con la llegada de la segunda guerra mundial, el se­ñor Yoshigei perdió su empleo. Ante el negro panorama que se le presentaba, comenzó a idear algu­na forma de tener ingresos para mantener a su familia y entonces, inventó los cacahuates japoneses, cambiaron la cultura mexicana para siempre.

Y precisamente, fue el propio Yoshigei quién le sugirió el nom­bre de Yoshio a su hijo para cuan­do se hiciera cantante, ya que sig­nifica: “Hombre Noble”.

Nunca aprendió japonés

Resulta paradójico que Yoshio no hablara japonés y fue él mis­mo quién se encargó de explicar el motivo. “No aprendí a hablar ja­ponés porque mi padre se la pasa­ba trabajando y cuando llegaban los fines de semana se iba con sus amigos. Jugaba póker y era juga­dor compulsivo”.

“Sí perdió mucho dinero… Per­día, pero también trabajaba duro. Siempre en cuestión de deudas fue muy honorable, mi mamá sí ba­talló mucho con eso. Siempre lle­gaba a pedirle el dinero y ella que era la que administraba pues qué hacía, mi papá se lo llevaba. Gra­cias a Dios, con el tiempo terminó con ese vicio”, recordó.

Y en medio de eso, sus padres fueron un gran apoyo en su carre­ra como cantante y así lo dijo en su momento. “Para mí no había otra cosa más que el canto. Dejé la es­cuela a los 18 años y me compro­metí con mis padres a hacer una carrera artística. Mi papá se re­flejaba en mí y me dieron todo su apoyo. Le agradezco a Dios que en vida les di mucha felicidad porque disfrutaron mucho mi carrera”.

Hermandad: Yoshio y su gran amigo, Miguel Cantón Zetina.

Te puede interesar:

Tabasco HOY

Te puede interesar

Advertisement