web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Voces

Lecturas de una sucesión adelantada..

CUCHILLOS SIN FILO…

La oposición ramplona que “hornea a 180 grados” el dúo dinámico Fócil-Gaudiano tiene razones de pesos para pensar más en la venta de candidaturas que en ser realmente competitivos.

PRD y PAN, no valen un cacahuate, y con el PRI, donde Dagoberto Lara hace la tarea, sumaría apenas dos rayitas. No más.

Pero lo cierto es que no tienen un candida­to capaz de enfrentar al ‘aparato’ del gobier­no. El único contrapeso real sería el Químico Granier, pero éste está para escoger, no pa­ra que lo escojan y, la verdad, no quiere plei­to con nadie. Menos con quien tiene la sartén por el mango.

Así las cosas cuando la pelea por la “Joya de la Corona” se vive -y sufre- en dos bandas: la primera hacia el interior del Movimiento, como una suerte de “efecto dominó”, donde hasta ahora, el más avanzado parece ser el di­putado Manuel Rodríguez y en el exterior, confuso y “especulativo” donde la “fanatiza­da” – fiel e irreverente – anota a Andrés Gra­nier.

Desde luego, es un escenario. Pero lo que para MORENA es el proceso interno vía en­cuestas, para la oposición es la “voluntad” de darle forma a un bodrio aliancista, donde -de participar, que todo indica que no- el ex gobernador Granier no estaría anotado. Es más, el Químico comentó el año pasado, en su casa de Miramar, en Centla, la posibilidad de explorar la vía independiente.

Lo accesorio sigue la suerte de lo princi­pal, dicen los abogados. De tal suerte que si Mario Delgado asume la dirigencia nacio­nal, Manuel Rodríguez se estaría hacien­do de la candidatura a Centro, con todo y las “rabietas” de ‘el perro’ Mario Llergo, quien hoy “patrocina” una guerra sucia al estilo de aquella cuando descarrilaron a Luis Felipe Graham.

Advertisement. Scroll to continue reading.

El aún secretario de Bienestar ¿espera­rá hasta el 31 para renunciar? no camina del lado de la estructura morenista, a diferencia de Rodríguez o Merino, más bien, con una estructura híbrida integrada en su totalidad por ex priistas y priistas en activo. Su even­tual candidatura significaría un “portazo” al morenismo puro, por más que en Comalcal­co, en una francachela con Manuel Granier Burelo “Grabur”, ensoberbecido como es, soltara que es el favorito del gobernador pa­ra Centro.

Ahí mismo se habría comprometido con el de Comalcalco -que despacha en la misma Se­cretaría- para hacerlo candidato; entonces resulta que la Secretaría de Bienestar se con­virtió en un trampolín para las aspiraciones de ex priistas que hace apenas 5 años el nom­bre de Andrés Manuel les causaba “urtica­ria”.

Habría que investigar el manejo de la secre­taría de Bienestar con todo y la estructura de operadores políticos que hoy caminan tocan­do puerta por puerta en casa de los delegados municipales de Centro. Pero con todo y esta manera antiquísima de operar, la candidatu­ra de Llergo no es probable, más si el méto­do es la encuesta. ¿Motivo? carece de empatía con las huestes lopezobradoristas.

A esto se suma la “confrontación” a baja esca­la que mantiene nada más y nada menos que con el Capitán Merino, coordinador de los Programas Federales en Tabasco. De tal for­ma que pensar una alianza con cualquiera, también es improbable.

Ahora bien, por el lado opositor, si Andrés Granier no encabeza la opción, francamen­te no tendrían posibilidad de ser competi­tivo, principalmente por la “lucha interna” que viven en los partidos. Algo es cierto en las negociaciones, de concretarse la alianza, el candidato sería de origen priista, por lo que, de inmediato Luis Felipe Graham saldría como el beneficiario de los acuerdos.

Graham conoce el municipio y “encaja” a la perfección con los “químicamente” puros. Empero, al acecho se encuentra Humberto Mayans, quien empieza a mover sus piezas. No permitiría una afrenta donde sus ex “ami­gos” le “reventaron” la sucesión. Al tiempo.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Es cuestión de semanas para que las co­sas vayan tomando forma, nombre y apelli­do. En MORENA y la oposición se preparan para caminar con “cubrebocas” una campa­ña inédita.

ÁNIMAS…

El factor Ariel

Ariel Cetina es un político hábil. De san­gre ligera; buen charlista. Tiene lo que po­cos políticos, el don de escuchar. Hombre de los afectos de Andrés Granier y Humberto Mayans. ¿De qué se trata? Rumores de pa­sillos del poder están creciendo. Ahí queda. NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATO­RIO, SI DIOS QUIERE.

 

EL DELGADO HILO DE LA POLÍTICA

  • La sucesión en Morena pasa por el fil­tro de la confianza y la lealtad. Porfirio lo sabe pero no lo entiende…

Te puede interesar