web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Juan Antonio Rueda Cabello

México

Le diagnosticaron laringitis, pero su mal era Covid

“Me dieron tratamiento para siete días y en ese tiempo no hubo mejora y fue cuando fui con otro médico, porque comencé a empeorar”.

CDMX. Juan Antonio Rueda Ca­bello vive en la colonia Guerrero, su oficio es la carpintería, por lo que tiene que recorrer puntos di­versos de la metrópoli para visitar clientes potenciales, entregándo­les presupuestos que se ajusten a sus economías para renovar o re­parar sus muebles.

Durante una charla con Grupo Cantón, Juan Antonio cuenta que tuvo la mala fortuna de contagiar­se del Covid-19 después de acudir Cuautepec, alcaldía de Gustavo A. Madero, a hacer un presupuesto acerca de un trabajo.

 

—¿Cuándo empezó con los sín­tomas del Covid-19?

Empecé el 8 de mayo con tos seca, dolor de garganta y calentura, después de tres días me costaba respirar.

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

—¿Qué pasó después?

Lo que pasa es que ocho días antes, presenté una gripa, en­tonces fui con un médico quien me dijo que tenía laringitis, entonces me dio tratamiento para siete días y en ese tiempo no hubo mejora y fue cuando fui con otro médico, porque co­mencé a empeorar con un dolor de cuerpo y más calentura.

Me envió a realizar unos estu­dios sobre los pulmones y me dijo que tenía neumonía y entonces me fui al hospital infantil de Pe­ralvillo para corroborar que tenía neumonía y me lo confirmaron, me enviaron a la Clínica 27 que se encuentra en Tlatelolco.

Cuando estaba con el personal médico me empiezan a hacer el cuestionario rutinario y me dicen que me tengo que internar, por­que era portador del Covid, pero al ver que estaba saturado, opté por atenderme en casa.

 

—¿Cuál fue el tratamiento reci­bido en casa?

Advertisement. Scroll to continue reading.

Realmente fue oxígeno y medica­mentos a través de una doctora que nos conoce desde hace mu­cho tiempo. Vía telefónica ase­soró a mi esposa cómo debía de atenderme.

 

—Al no haber una vacuna contra el Covid-19, ¿qué me­dicinas le recetaron?

Me dieron Fibrinógeno en plasma, proteína creativa en suero, Ferritina en sue­ro, Alvesco en aerosol para inhalar, así como diversos estudios de mis pulmones y el oxígeno.

 

—¿A raíz de ese tratamiento su salud, empezó a mejorar?

Advertisement. Scroll to continue reading.

 

Lentamente, pero sí fui mejo­rando.

 

—¿Cuántos días estuvo así?

Llevo un mes de aislamiento, aquí donde vivo en la colonia Guerrero, cuando me conta­gié no se hablaba mucho, pero de una semana y media para acá todo mundo habla del co­ronavirus y del peligro de salir contagiado.

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

—¿Dónde se contagió?

Haciendo mis cuentas, tuve que acudir a Cuautepec, GAM a hacer un presupuesto sobre un trabajo de carpintería, yo a eso me dedico y creo que ahí fue, porque después de cuatro días comencé a sentir los sín­tomas del Covid-19.

Aquí utilizaba cubrebocas, gel y otras medidas sanitarias y todo funcionaba normal.

 

—Durante el tiempo en que estuvo en su domicilio, ¿con­tagió a alguien de sus fami­liares?

No, porque desde el momento en que empecé a sentir los pri­meros síntomas, por precaución me aislé de mi familia.

Advertisement. Scroll to continue reading.

Fue como precaución y cuan­do me confirmaron que tenía el coronavirus, no estamos con nuestras hijas ni suegros, segui­mos aislados.

 

—¿Antes de que saliera positi­vo, creía en el Covid-19?

Realmente sí, desde que em­pezó vimos un caso y creí más.

 

—¿Cuántos años tiene?

Advertisement. Scroll to continue reading.

Tengo 44 años y afortunada­mente no tengo ninguna enfer­medad crónica y eso me ayudó. Lo único que padezco es un poco de obesidad.

 

—¿Ya fue dado de alta, por la doctora que los asesoró?

El primero de julio tengo una cita y además me realizarán unos estudios para evaluar mi estado de salud sobre todo de mis pulmones y a partir de eso me darían de alta y me dirán que secuelas me dejo el Covid-19.

 

—¿Digamos que hoy todavía se encuentra en tratamiento y aislamiento?

Advertisement. Scroll to continue reading.

Así es, todavía uso esporádi­camente oxígeno, sobre todo cuando salgo a caminar porque cuando hago eso me agito.

 

—¿Qué les diría a quienes hoy se mantienen incrédulos?

Que tengan las precauciones si van a salir, que lo hagan utili­zando cubrebocas, caretas y gel antibacterial, manteniendo la sana distancia.

Mi vivencia es que se deben cuidar porque se siente muy feo y no se lo deseo ni a mi peor ene­migo.

 

Advertisement. Scroll to continue reading.

—¿Ha tenido la solidaridad de sus amigos y familiares?

Todos me han apoyado y he re­cibido ayuda de muchos amigos. Jamás me he sentido rechazado, al contrario todos me apoyaron y se los agradezco mucho.

Te puede interesar