Conecta con nosotros
75 vistas -

los datos duros

Las rudezas de Monreal, el “Adversario”

Publicada

en

75 Visitas

“El Signo”, “El Texano” y “El Negro Navarro” fueron un trío de luchadores que dejaron huella en el pancracio debido a su rudeza extrema. Un día, estos personajes, que se hacían llamar “Los Misioneros de la Muerte”, propinaron una tremenda paliza a El Santo, lo cual propició que el enmascarado se infartara.

Casi muere en el ring el máximo ídolo de la lucha libre. Desde ese momento, “Los Misioneros” hicieron fama de rudos y tramposos. El público repudió enérgicamente la alevosa acción. Hoy, en la arena política, Ricardo Monreal quiere cometer una hazaña semejante contra López Obrador, quien, siguiendo el símil luchístico, sería algo equivalente al enmascarado de plata, pero en el ámbito político. Haciendo gala de timos y engaños, Monreal, quien entró a la arena política acompañado de AMLO, ahora se ha despojado de su hipócrita careta y se ha lanzado contra el Presidente.

Y Los Misioneros se quedan cortos ante los pierrotazos, las traiciones y las bajezas que el zacatecano ha propinado al lopezobradorismo. El símil de Monreal con la lucha libre no es gratuito. Y es que, hace unos días, el morenista compartió un video, acompañado de un grupo de luchadores (rudos). Según él, los gladiadores le obsequiaron una máscara y lo denominaron: “Monri, el Indomable”. Pero hay otros apodos que le sientan mejor: “Monri el Deleznable”, “Monri el Adversario” o “Monri el Traidorzuelo”.

No conforme con eso, este fin de semana, Monreal organizó un evento en la catedral de la lucha libre: la Arena México. Ahí aparecieron dos personajes tan arteros y virulentos como el zacatecano: Gibrán Ramírez y Marco Levario, quienes, con esa hipocresía que caracteriza a los luchadores rudos, se dieron un abrazo tan falso como la “reconciliación” que propone Monreal.Pero el presidente de la Jucopo, al igual que su dupla de pequeños Alushes, debería saber que no tiene el respaldo de la gente. El expriísta, en todo caso, será recordado como uno de los políticos más rudos y alevosos que ha enfrentado la Cuarta Transformación, una suerte de Misioneros vs. el lopezobradorismo.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia