Conecta con nosotros
14 vistas -

Opinión

Las pérdidas por inundación

Publicada

en

PEDRO GARCÍA FALCÓN

En 1999 el 60% de la capital tabasqueña sufrió inundación, causando daños superiores a 2.5 mil millones de pesos (Conagua); derivado de ello, en el año 2003 se planteó la solución a la problemática de las inundaciones sistemáticas en la ciudad de Villahermosa, con el Proyecto Integral de Control de Inundaciones (PICI), con una inversión de 2 mil 60 millones de pesos.

Pronosticaron la conclusión del PICI en el año en 2006, pero en 2008 se modificó y continuó su aplicación; sin embargo, para el 2007 ya se había inundado más del 70% pero de todo el territorio estatal, con pérdidas por 31,870 millones de pesos, según informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); que sumado a las otras cuatro inundaciones consecutivas de 2008 a 2011, dejó pérdidas económicas por más de 60 mil millones de pesos, (CEPAL y el Cenapred).

Por su parte, y a manera de justificarse, el gobierno Municipal publicó, el 12 de agosto de 2009, en el Periódico Oficial del Estado, el Atlas de Riesgo contra Inundaciones, y parece ser que el costo económico de ese Atlas de Riesgo sirvió para poco, lo mismo que su publicación, pues nada evitó la inundación ni las pérdidas económicas; pareciera que quieren, por decreto o periodicaso, eliminar o evitar éste problema recurrente en nuestro Estado.

Los problemas generados por el crecimiento urbano desordenado, como la creación de zonas vulnerables a inundaciones, se añade el daño ecológico que causan el relleno de áreas de amortiguamiento y la generación de desechos sólidos que son descargados a los cuerpos de agua; así como la ineficiente inversión pública, son el diario vivir en un territorio que ama el agua.

Nos corresponde participar activamente en qué y cómo debe invertir nuestro gobierno, establecer qué tipo de ciudad queremos, una pochimovilera o bicicletera, como Gaviotas que se inunda y es sufrible el paso de automóviles a pesar de las magnas obras, aumentando las necesidades por la opacidad de edificios públicos, que no cumplieron con establecer áreas de estacionamiento.

Si pretenden hacer lo mismo con el malecón de Villahermosa, será otro sueño guajiro para elevar la calidad de vida, como tantos que se anuncian, y es el caso de construir otra planta de agua potable innecesaria, ya que existe la capacidad instalada, en vez de invertir en lo prioritario que son las líneas de conducción de más de 40 años.

En más de 21 años hemos tenido pérdidas económicas de alrededor de los 100 mil millones, por el desinterés y falta de aplicación de un verdadero proyecto contra inundaciones. Sólo en 2020 el daño llegó a 11 mil millones, según el gobierno federal.

Para algunos, debemos estar acostumbrados porque es el estilo de vida del tabasqueño; contrario a ello no debemos claudicar para vivir mejor, mucho menos cuando se han gastado miles de millones de pesos en ese ramo. Quienes conocieron de ésta problemática tan clara y que sólo mudaron de color de partido, no cumplen con su función constitucional. ¿se les debe seguir brindando la confianza?, ¿es conveniente?.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia