Conecta con nosotros
373 vistas -

Tabasco

‘Las olas partieron en dos la lancha’

Siete pasajeros naufragaron en salida del río Seco y el mar del Golfo, cerca de la playa Cocalito, en Paraíso.

Publicada

en

PARAÍSO, TAB. Cuando Rodolfo salió de Reforma, Chiapas, con su esposa y sus hijos para visitar a unos familiares de ‘El Bellote’, uno de los destinos turísticos de este municipio, nadie imaginó que su viaje terminaría en tragedia.

Trabajador de base de Pemex, aficionado a las disciplinas deportivas, fue víctima de la insensatez, la impericia y la omisión, pues sin reparar en las condiciones de seguridad abordó con seis personas más una pequeña embarcación, a cargo de un lanchero presuntamente en estado de ebriedad.

La lancha, con notable sobrecupo, no resistió el impacto de las olas en la bocana del mar del golfo y el río Seco, cerca de la playa Cocalito, se partió y todos cayeron al mar. Rodolfo se ahogó, mientras que una mujer de 24 años, de nombre Shirley Mariana, originaria del poblado Francisco I. Madero, fue rescatada inconsciente, pero en su traslado al hospital murió.

Las otras cinco personas que iban a bordo lograron ser auxiliadas por otros lancheros y sobrevivieron. Rodolfo García, de 35 años, fue devorado por el mar y su cuerpo hallado 24 horas después, cerca del lugar de la tragedia.

Fue buscado durante casi todo el domingo y el lunes desde las 7 de la mañana hasta las tres de la tarde, en que sus familiares recibieron la infausta noticia que, cual previsible, borraba el halo de luz de esperanza que aún tenían de encontrarlo con vida.

Su suegro, el señor Trino Ortega, rompió en llanto en cuanto lo oyó, sentando en una lancha, listo para continuar la búsqueda del papá de sus nietos.

VIAJAN TODOS A BUSCARLO

Tíos, primos, sobrinos, hermanos, amigos, viajaron de Reforma a Paraíso para ayudar o simplemente para solidarizarse. A esa hora ya estaban enterados que la tragedia pudo haber sido mayor, ya que antes de lo ocurrido, Rodolfo pasó a dejar a su esposa y a sus hijos a la playa Cocalito.

“Subieron a la lancha y se fueron con estas personas, que eran de la familia que vinieron a visitar, a buscar ostiones a un lugar cerca, sin saber lo que les iba a pasar después”, refiere Trino.

Jorge, primo de Rodolfo, señala que la embarcación no era apta para más de cuatro personas, no contaba con chalecos salvavidas y peor aún, era comandada por un lanchero alcoholizado.

“Cuando la lancha se rompe, empieza a llamar al papá y él se va, no se queda a brindarles ayuda, ahí los deja”, acusa.

FALTA DE REGULACIÓN

En el río Seco y en el mar la falta de regulación y vigilancia para el cumplimiento de las normas sobre el uso de embarcaciones es evidente. “Autoridades deberían revisar que todos cuenten con chalecos salvavidas y no rebasen el cupo”, menciona Jorge Ortega.

Tras la tragedia, al muelle ubicado a unos metros del puente que divide a Puerto Ceiba de El Bellote, han llegado policías y empleados de la Capitanía de Puerto con chalecos con la leyenda: Autoridad marítima nacional.

Se limitan a tomar fotografías y apuntes en hojas sueltas sujetadas por una tabla y después de cumplir su cometido se retiran, sin decir una sola palabra.

VÍCTIMA DE NAUFRAGIO

  • Rodolfo García tenía 35 años de edad.
  • Era empleado de base de Pemex, con residencia en Reforma, Chiapas.
  • Viajó a Paraíso con su esposa y sus hijos para visitar a unos familiares.
  • Tomó la lancha sin medidas de seguridad; la embarcación se rompió en el mar
  • Su cuerpo fue encontrado 24 horas después.
Continuar leyendo
Click para comentar

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia