web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

Las emociones del día a día

Todos los días pasamos por di­ferentes situaciones que nos enfrentan ante nuestras emocio­nes; parece ser que todo lo senti­mos nos lo tenemos que explicar, razonar, entender para poder dar y darnos una explicación, la raíz de la palabra emoción significa “movimiento”, o sea, lo que nos llega nos mueve, y lo ideal es que sepamos cómo nos vamos a mo­ver, cómo nos vamos a expresar, cómo nos vamos a explicar esas emociones.

Los sentimientos derivan de las emociones, en cuanto em­pezamos a sentir; asimismo, empezamos a percibir y a dar in­terpretación a lo que estamos sintiendo para poder entender y explicar, así como también perci­bimos e interpretamos las emo­ciones de los demás, obviamente en el camino algunas veces nos equivocamos en esta interpre­tación por que las emociones y los sentimientos son tan varia­dos como cada uno de nosotros, uno puede estar hablando y sin­tiendo el amor y todos los demás estamos pensando, sintiendo e interpretando cada uno el amor y seguramente no estamos pen­sando, hablando y sintiendo el mismo amor, tenemos la idea y entendemos de lo que nos están hablando pero lo pensamos y sen­timos diferente.

Al ponerle nombre a nuestro sentimiento lo hacemos cons­ciente, no hay que encasillar las emociones depende del momen­to y el entorno de quien las vive, cómo las percibe, las emociones positivas son placenteras y nos gustan sentirlas y las disfruta­mos, pero con las emociones ne­gativas las tratamos de pasar, de no sentir, de no nombrarlas, para no sentirlas, pero obviamente no desaparecen siguen ahí por lo que muchas veces les ponemos otro nombre.

Las emociones van cambian­do no siempre son positivas ni siempre son negativas, siempre están en movimiento y cambian­do de intensidad

La emoción le gana a la razón y nos toma desprevenidos, prime­ro sentimos y luego pensamos, lo ideal es saber qué hacer con esa emoción, con esos sentimientos, muchas veces manejamos de bue­na manera las emociones, los sen­timientos, otras veces no tanto, cuando tratamos de expresarlos nos encontramos con diferente tipo de intensidad lo que nos hace o hacerlo de manera proporciona o desproporcionada.

Te puede interesar

Advertisement