Conecta con nosotros
296 vistas -

Opinión

La salud de AMLO

Publicada

en

51 Visitas

En su costumbre de siempre hablar con la verdad, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció la semana pasada que tiene problemas de salud, como gota, hipertensión y cardíacos, y que está con cuidados médicos, pero que él se siente bien.

Vaya respuesta tan oportuna y contundente que ofreció AMLO ante las filtraciones de información de los archivos de la SEDENA, que realizan hackers profesionales y pretendieron poner contra las cuerdas al Gobierno de la República.

Los enemigos y adversarios del líder morenista de la Cuarta Transformación se frotaban las manos, destilaban veneno por todos los poros, algunos con abiertos deseos de que sus días estén contados.

Vale la pena comentar algunos aspectos de lo sucedido , porque seguro se seguirá hablando del tema de aquí hasta la eternidad. AMLO es noticia y ni duda cabe que sorpendió con sus comentarios apegados a la verdad.

Especial relevancia tiene el estado físico del Jefe del Estado Mexicano. ¿Qué tan grave se encuentra? ¿Está en condiciones de ejercer a plenitud sus delicadas funciones? Todo indica y así lo afirmó AMLO, que los médicos tienen bajo control y en permanente supervisión los males que le aquejan y que sí puede desarrollar las actividades diarias sin tener limitantes. Y los hechos así lo acreditan.

Ningún Presidente de la República ha tenido el ritmo de trabajo del tabasqueño primer mandatario: despertar a las 4 am, a las 6 reunión con gabinete de seguridad, a las 7 la conferencia de prensa mañanera (con duración de 2 a 3 horas, siempre permaneciendo de pie) y el resto del tiempo con reuniones, audiencias, lecturas y estudio de problemas nacionales y mundiales, hasta bien entrada la noche, con enorme sacrificio personal y familiar. Esto normalmente de lunes a viernes temprano. Y viernes, sábado y domingo, a recorrer el territorio a ras de suelo, en visita a todos los estados y sus comunidades más lejanas, en avión comercial y por brechas y terracerías. Y no se cansa en su afán de continuar cerca de la gente, su pueblo que lo eligió.

Otro aspecto de importancia es lo vulnerable en que se encuentra la información de las fuerzas armadas, que tienen que ver con la seguridad nacional y los temas estratégicos del Gobierno Federal.

La vida de muchos mexicanos depende del debido resguardo de documentos oficiales así como la integridad de las instituciones nacionales. Es imperativo que los responsables de áreas sensibles incrementen los niveles de seguridad y confidencialidad ante los embates de quienes con la bandera de la libertad de expresión penetran los sistemas tecnológicos computacionales y las bases de datos y los archivos de nuestro país.

Nuevo reto para la consolidación de la Cuarta Transformación.

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia