Conecta con nosotros

Tabasco

‘La Puerta del Sol’, 80 años vendiendo lo inimaginable

Es uno de los negocios más emblemáticos de Villahermosa, que ha sobrevivido a todas las crisis.

Publicada

en

588 Visitas

Hace 80 años “La puerta del sol” se abrió en Villahermosa, escribiendo así una historia de excelencia en el servicio, destacando como uno de los negocios más emblemáticos de la capital tabasqueña.

Ubicado en la avenida ‘Pino Suárez’, en el centro de Villahermosa, sigue en pie a pesar de crisis económicas, inundaciones y la pandemia.

Su fundador fue Manuel Pérez Merino, (QEPD); él dejó la mayor enseñanza a las tres generaciones que han atendido este local, pues el respeto y la educación fueron parte de las enseñanzas que les dejó a los suyos.

La clave del éxito, de acuerdo con la actual encargada, es que han vendido hasta lo inimaginable, pues es que de acuerdo con alguno de sus clientes, allí encuentran hasta Azafrán español, además de artículos decorativos e incluso hasta crinolinas y alimentos tradicionales tabasqueños de temporada.

“El queso de bola que venden aquí está riquísimo, es el mejor de Tabasco”, opinó Fabián Torres.

María Pérez Arias, una las nietas de don Manuel, es quien actualmente se ha hecho cargo del icónico lugar, donde miles de tabasqueños han comprado sus artículos con los cuales participaron en festivales, bailes folklóricos e incluso hasta en fiestas de XV años.

Hoy en día María sólo trata de aplicar lo que desde pequeña veía, para así seguir brindando el mejor servicio; “a como mi abuelo lo hacía”, afirmó.

Disfraces, sombreros, veladoras, todo se puede encontrar.

Máscaras, piñatas, comida, miel, azafrán, lo que menos se imagina lo vende La Puerta del Sol.

QUE EL CLIENTE SE VAYA FELIZ

“Desde pequeña nos enseñó a trabajar, y atender a los clientes de la mejor manera para que se fueran felices”, expresó.

En las vitrinas y anaqueles de este inmueble hoy impera el recuerdo de quienes por años han formado parte de la historia de bandas de guerras, escoltas, ballets folklóricos e incluso de disfraces de Halloween.

El edificio, que en su fachada guarda los azulejos con los que fue construido, muestran parte de la antigua Villahermosa.

A pesar de las dificultades, este tienda de artículos variables jamás ha cerrado sus puertas por voluntad propia, ya que el único motivo que los obligó a bajar sus cortinas fue la pandemia del Coronavirus, pero nunca jamás se cerró, asegura María.

A ocho décadas de que la familia Pérez mantiene este icónico negocio, los propietarios solo tienen algo que decirle a su clientela.

EDUARDO I. RODRÍGUEZ
GRUPO CANTÓN

tabascohoy.com

 

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia