web analytics
Connect with us

Hi, what are you looking for?

Voces

La práctica de la espiritualidad

“Y aprovechen cualquier opor­tunidad, pues corren tiempos malos”. Efesios 5:16.

Lo común durante esta pan­demia consiste en estar en casa, limitar las salidas, estar atento a los programas de las noticias, evitar los saludos, trabajar des­de el hogar (si es posible), y bus­car lo necesario para la familia; pero tampoco se puede negar que en muchos hogares hay in­certidumbre. Y la incertidum­bre puede ser grande, pero no todo es tan malo.

Con las escuelas cerradas, los templos o capillas cerrados, y los llamados a permanecer en casa, los padres ahora disponemos de más horas para estar con nues­tras familias.

Esta es una oportunidad in­mejorable para emplear el tiem­po que tenemos para el bienestar espiritual de nuestro hogar. Pa­blo dijo que necesitamos apro­vechar bien el tiempo porque los días son malos (Ef. 5:16). Te­nemos una buena ocasión para empezar, retomar, o fortalecer nuestra espiritualidad familiar.

Algunos consejos sobre có­mo hacerlo: 1) Fija un objetivo Ya que la pandemia puede du­rar varios días o meses, sería bueno establecer algunas me­tas respecto a lo que leerás y aprenderás con tu familia.

Se puede escoger un libro de la Biblia y leerlo de principio a fin. Puede ser un Evangelio, una carta de Pablo, un libro históri­co o cualquier otro libro de ca­rácter espiritual que contenga un buen mensaje edificante que afirme la fe y nos ayude a com­prender mejor los propósitos di­vinos para la familia. Si no tiene en casa algún libro, hay algunas paginas donde existen libros di­gitales gratuitos que puede usar, por ejemplo: http://www.igle­siareformada.com/biblioteca. html

Advertisement. Scroll to continue reading.

2) Tenga una conversación:

Luego de las lecturas de las Escrituras o de algún otro li­bro, puedes invitar a tu familia conversar, formular preguntas, y comentar sobre lo que leye­ron. Pide a todos tus familiares que participen en la discusión y reflexión. En estos momen­tos es importante saber qué es­tá en la mente y en el corazón de nuestras familias. Podemos preguntar a nuestros hijos, qué piensan y sienten sobre lo que la Biblia u otro libro nos ense­ña. Solo “escarbando” en sus mentes y corazones podremos orientarlos con mayor preci­sión y efectividad, y así ayudar­los a pensar y reflexionar sobre los tiempos en que vivimos. 3) Oren juntos como familia. También debemos cultivar una consciencia de la necesidad de otros hermanos y familiares, y tomar un momento para orar por ellos. Además, debemos orar juntos por nuestros gober­nantes y autoridades, por los que están infectados con el vi­rus, por las familias que perdie­ron algún ser querido por causa de la enfermedad.

Advertisement

Te puede interesar

Copyright 2020. Todos los derechos reservados. Organización Editorial Acuario S.A. de C.V.