web analytics
Síguenos

¿Qué estás buscando?

Columnistas

La parodia tropical…

DOS HISTRIONES DE LUJO…

El PRI juega la interna y desde ahora acapara reflectores.

Se van a medir para Centro, la abollada “Joya de la Corona”, “el gordo y el flaco”.

Se trata pues, de un evento cuasi hollywoodense, al estilo de los ‘Óscares’ teniendo como productor a Dagoberto Lara y como juez a don Rafael González Lastra.

El ganador no será, curiosamente el mejor, sino quien resulte más conocido, más honrado, más simpaticón y jocoso. Baste decir que las opiniones se dividirán, pues de que ambos son cómicos, lo son.. Ahora que si la pregunta de la encuestadora va a ser ¿quién cree usted que como gobernador fue más pillo?, digamos que más mano larga, ahí el ganador podría ser el flaco por simple percepción (salvo mejor opinión en contrario).

Pero si la pregunta va enfocada a saber quien es el más ‘pipa’ (adorador de Baco) o del Club de Fecal, entonces los votos irán de un lado a otro, pues mientras unos recuerdan al flaco por la parranda de los ‘mil trajes’ con sus ‘guaruras’, otros dirán que el gordo no se queda atrás por el borrachazo del ‘pochimóvil’, entre otros, y su afición por la buena comida con chelas y cuates, por lo que otra vez habría un empate técnico.

Ah, pero si los van a medir en función de su popularidad o populismo, la cosa se pondría color de hormiga, pues quién no recuerda al flaco regalando bicicletas y más tarde caminando entre el agua pidiendo a los paisanos ‘dormir con un ojo abierto’, pero qué me dice de los discursos floridos del gordo, aderezados por sus chistes y canciones de bohemias que hacen chillar. En fin, el gordo y el flaco, son una pareja icónica del priismo que dará mucho de qué hablar antes y después, pero hay que recordar que independiente de quien gane la interna, habrá que esperar a la elección constitucional el año próximo que será la buena. En fin, solo hay que esperar que no se inscriba otro exgobernador, pues hay un maratonista con todas las cualidades descritas, pero al revés y, si como deportista fue tramposo, como gobernador y dirigente del PRI no tuvo igual. ¡Cuidado! NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE.

Te puede interesar

Advertisement