Conecta con nosotros
124 vistas -

Bajo la Lupa

La otra crisis: el sector salud

Publicada

en

La promesa de tener un servicio de salud igual o mejor a los países nórdicos va muy lenta, más no imposible. Este año el gobierno federal destinó un incremento del 5.7% al presupuesto a los programas de salud en todo el país; siendo apenas el 2% del PIB, cuando los países miembros de la OCDE destinan el 6.6%. Esta gran diferencia se ve reflejada en el pésimo servicio que brindan las instituciones de salud y de seguridad social.

La preocupación del gobierno federal radica en que, hay más de 33 millones de mexicanos sin acceso a los servicios de salud, es decir, 26% de la población no está afiliada a alguno de los servicios del IMSS, ISSSTE, Seguro de las Fuerzas Armadas, INSABI o instituciones locales como el ISSET en el estado.

Es por ello que, de acuerdo con el decreto emitido en agosto 2022, se crea el IMSS-BIENESTAR, donde el Imss deberá afiliar a los millones de mexicanos que no tienen seguridad social, este ordenamiento establece que los recursos presupuestarios, materiales, humanos, financieros y de infraestructura; provendrán principalmente de los gobiernos de las entidades federativas con cargo a recursos propios o de libre disposición y, el complemento del presupuesto para operar vendrá del propio INSABI. ¿Se imagina usted a la Dra. Silvia Roldán, solicitando un empréstito para poder aportarle al Imss-Bienestar?.

El imss no está preparado para recibir esta embestida. De acuerdo con lo expresado por el propio presidente “el imss requiere mejor infraestructura, más médicos, más equipos, más medicamentos, más trabajo eficiente”; en contraparte, reconoce que los trabajadores tienen humanismo y dimensión social (113 Asamblea General Ordinaria del IMSS). Considerando así, que con esas cualidades el instituto puede avanzar y asumir el reto; sin embargo, la realidad es otra. Quienes hayan acudido al área de urgencias de cualquier institución de salud pública, habrán podido ver a los enfermos hacinados a la espera de una cama, casi como si estuvieran en un cuarto de hospital de guerra (disculpen si exagero) y los familiares afuera, recostados sobre un pedazo de cartón esperando recibir informes de sus familiares.

Si queremos contar con mejores servicios de salud, debemos iniciar con algo básico. Según los expertos, hace falta una política de salud pública dirigida a la prevención, ya que la atención está concentrada en atender los problemas que llegan en etapas avanzadas; donde se enfrenta el 80% de las enfermedades con erogaciones millonarias, en lugar de hacerlo desde la etapa temprana en la que es más facil y menos costoso atenderlas. ¡Vaya reto para el Imss, pero si se puede!

EDICIÓN IMPRESA

Tendencia